¿Que hizo el kirchnerismo por la economía argentina?

¿Cómo fue que la Argentina se recuperó desde estar debajo de la lona? La situación económica y social de Argentina en el 2003, era, básicamente, esta: desocupación: 25%, sueldos: 300 dólares mensuales, industria: con más del 50% de su capacidad absolutamente ociosa. Consumo por el piso, ventas de 0KM en menos de 200.000 unidades anuales. Un verdadero desastre.

¿Y cómo se inició todo? Lo primero, un tipo de cambio competitivo. Luego siguió con el aumento de la inversión pública, que fue pasando del 0,9% en el año 2003, hasta llegar al 4% de hoy día.

Subsidios a los servicios de transporte de pasajeros urbanos, gas, electricidad y agua, algo que los medios y políticos opositores criticaron de manera aviesa, cosa que se comprueba en que siempre obviaron el nombre técnico que estos reciben: Distribución Secundaria de la Riqueza. Y es así, ya que abarata el costo de los servicios públicos principalmente para los asalariados, lo que deja más que claro que es cierto que es una forma de distribuir riqueza.

Esto permite que quede más dinero en el bolsillo de los consumidores de bajos recursos, que no compran divisas, se gastan todo en vivir. A eso le agregó otra cosa más que importante, no solo desde lo económico, sino también desde lo ético: la apertura de paritarias. Esto permitió aumentar la capacidad de compra de los asalariados.

Resultado básico de la apertura de paritarias: salarios 2003: 300,00 dólares, salarios 2011: 900,00 dólares.  Esto arrojó un par de consecuencias, absolutamente virtuosas: aumento del PBI y aumento de la recaudación. El aumento del PBI llevó a disminuir la capacidad ociosa de la industria, con la consecuencia natural de esta: mayor ocupación de mano de obra, más gente con capacidad de compra, de consumo: Se pone en marcha el círculo virtuoso.

El aumento de la recaudación, que es paralelo a todo lo antedicho, también es algo virtuoso: permite superávit fiscal, dato no menor, ya que además de permitir el mantenimiento de los subsidios, entre otras cosas, le evita al estado tener que recurrir a la emisión para cubrir sus obligaciones. Y es necesario remarcar que este superávit fiscal se consiguió no por medio del ajuste sino sobre la base de la expansión y el crecimiento, lo que demuestra de manera contundente la falacia y la criminalidad del ajuste, falacia y criminalidad aumentada por el hecho de sostener que el ajuste es la “verdad revelada”, la única manera de conseguir equilibrio en las cuentas fiscales.

Y este superávit fiscal tuvo un plus, y se llama desendeudamiento, lo que es sinónimo de recuperación de soberanía. ¿Casi nada, eh?

Una pequeña digresión: si usted en su hogar gana 1000 pesos por mes y gasta 1300, ¿no es absolutamente más sano, honesto, ético y humanitario que busque aumentar sus ingresos en ves de  achicar el gasto, que incluso lo puede llevar a tener que pasar hambre? Es más conveniente y más placentero, también.

Con el Estado es lo mismo.

Este círculo virtuoso, que se puso en marcha en el año 2003, llevó a la desocupación del 25% al 7,8% en el 2011, esto es, que 6 millones de personas consiguieron trabajo, y aportaron al consumo, al aumento del PBI y la recaudación.

Es una política muy simple, pero muy difícil de aplicar, por la feroz oposición practicada por los medios hegemónicos y sus laderos políticos y empresariales. Y es muy fácil comprobarlo. Todos hasta el cansancio, hemos escuchado hablar y hemos hablado también del tema de la inflación, tema del cuál la oposición culpa a Cristina.

Pero hete aquí que aparece un temita que se llama Inflación de Demanda,  que aviesa y sistemáticamente fue ignorado por los “esclarecidos inflacionólogos”  y es cuando, sintéticamente lo cuento, aumenta la demanda y no lo hace la oferta, lo que suma al natural recalentamiento que sufre toda economía que crece, como es el caso de la nuestra, un aumento adicional y muy importante de las cosas, producto de la oferta insuficiente. ¿Y cómo sería la forma de evitar esos aumentos? Aumentar la inversión, para aumentar la oferta. Pero los empresarios no lo hacen, ¿y cómo lo sabemos? Por la archiconocida fuga de capitales. ¿Y quienes fugan capitales? Adivinen.

Este resumen es a todas luces incompleto, pero quiero remarcar que es absolutamente necesario comprender, que los pocos ítems explayados en este post, (que son básicos) son de cumplimiento obligatorio  para toda economía que quiera crecer, para toda economía encarada desde lo ético.

Lo hecho por Néstor y Cristina deja en claro una cosa: que otra forma de manejar la economía es perfectamente posible.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: