Porqué soy kirchnerista.

Aclaro que comulgo con aquello de que se puede ser kirchnerista sin ser peronista, pero no se puede ser peronista sin ser kirchnerista.

Tal vez soy un peronista un tanto extraño ya que en el 2003 no voté por ninguno de los candidatos peronistas de ese momento, Menem, Rodríguez Saá y Néstor Kirchner.

Después de la experiencia con la rata de Anillaco, había dejado de creer  en la posibilidad de una vuelta al peronismo de Perón, aquel peronismo de la creación de trabajo y consumo para la gran masa asalariada que había estado siempre pisoteada por los mentores de los actuales gobernantes. Consideré que el peronismo había sido cooptado sin remedio por la derecha reaccionaria.

¿Y que me hizo creer nuevamente en que era posible ese peronismo inclusivo, policlasista, que había hecho felices a mis abuelos paternos,(entre millones mas) que con su humilde chacra habían podido criar a 10 hijos y a un nieto, el que suscribe, criado con mucho amor, amor que tuve que compartir con Perón y Evita.

Hablar de Perón y Evita le encendía la mirada a mi abuela Rosa. Había en ella mucho agradecimiento  hacia esos líderes, llenos de defectos, sin duda, pero henchidos por  la virtud que es dar dignidad a un pueblo enterrado en la miseria.

Tuve una juventud lejos del peronismo, primero en el PC, luego en el PI, para finalmente darme cuenta de que mi lugar estaba en el peronismo. La experiencia alfonsinista, que sin duda llenó de esperanzas no solo a los radicales, terminó como todos sabemos. Luego vino “la revolución productiva y el salariazo”, que fueron un potente shot en los huevos para toda la vereda nacional y popular.

Tuve un momento en donde me plantee seriamente dejar el peronismo, llegando incluso a pensar en que la inclusión era un gran imposible. Me duró muy poco en verdad ese momento, me bastó recordar la dulzura y la luz en los ojos de mi abuela Rosa al hablar de Perón y Evita, para darme cuenta que la Justicia Social, la Soberanía Política y la Independencia Económica no son un imposible, si no todo lo contrario.

¿Y que fue lo que hizo Néstor Kirchner para que un peronista como yo, creyente en esos valores, lo considerara un continuador del General?

Muy simple y muy poco (O muchísimo en realidad): No nos echó la culpa a los obreros de los problemas que este país siempre tuvo. En cambio, nos hizo parte de la solución al igual que Perón, nos volvió a dar dignidad, empezando por abrir paritarias nuevamente, los que nos permitió mejorar nuestro salario de manera sustanciosa.

Lo que hizo que aumentara el consumo, que logró aumentar el empleo, lo que mejoró la relación de fuerzas a la hora de negociar en las paritarias. Casi nada. A esa dignificación y ese empoderamiento de los excluidos los biempensantes ahora en el poder lo llaman “fiesta”

Considero que tienen razón, es una fiesta vivir dignificado, con el poder de hacer un proyecto de vida, por humilde que este sea. Entre otras cosas, como por ejemplo, tener satélites y entregar computadoras a los estudiantes de todo el país. Y hay muchas otras cosas más, todas cosas que alegran la vida de los olvidados por los mas siniestros odiadores que el mundo a conocido: la oligarquía argentina.

Claro, no te van a decir que lo que les aumenta el odio de clase visceral que sienten no es que seamos “vagos y choriplaneros”, lo que los enloquece es el hecho de que podamos tener un proyecto de vida, que podamos salir a comer afuera, tomarnos vacaciones, comprarnos ropa y celulares. Viven sometidos por el fantasma neurótico del goce. Del goce del negro. Del pobre. De las grandes mayorías incluidas por el kirchnerismo.

Es mentira que están echando “ñoquis”, están echando a gente que trabaja para aumentar el desempleo al menos a un 15%, para negociar los salarios a la baja, para así hacerse su fiesta, la fiesta que es para ellos tener cientos de desocupados en sus campos y en las puertas de sus fábricas pugnando por un puesto de trabajo pagado miserablemente.

Es mentira que el problema es “la corrupción de Lázaro Báez”, que está preso y habrá que ver si son ciertas las acusaciones que se le hacen , el problema es el odio de clase que estos actuales gobernantes sienten hacia todo lo popular. El problema está en que han creado centenares de empresas offshore a donde han mandado los miles de millones de dólares ganados aquí para evadirlos y lavarlos y después acusar a los Gobiernos Populistas de Néstor y Cristina de generar “gigantescos déficit fiscales” cuando esos déficit no existirían de pagar esos siniestros empresarios los impuestos como debieran.

Por eso soy kirchnerista. Porque estoy convencido que el mal está en esos empresarios, que como Macri y su cohorte de CEOs, además de tener empresas offshore, compraron dólares a futuro y cuando fueron Gobierno, devaluaron ganando así decenas de millones de dólares que hemos pagado todo el pueblo argentino.

Por eso soy kirchnerista. Porque estos señores que ahora nos Gobiernan son corruptos que han implementado un gobierno de matriz corrupta, un gobierno para expoliar miles de millones de dólares al pueblo trabajador, tal como se puede comprobar en los tarifazos criminales, dinero que ha terminado en los bolsillos de los multimillonarios a través de la quita de las retenciones cuando no directamente como es el caso de la Shell, favorecida por su…¿”ex presidente”? con la entrega de las licitaciones para proveer gas a la Argentina, además de un descomunal aumento del precio de los combustibles.

Por eso soy kirchnerista. Porque los servicios estaban al alcance de cualquier bolsillo, porque estaban subsidiados, lo que permitía al laburante ahorrar unos cuantos pesos que se volcaban a mejorar su estándar de vida generando el mantenimiento del nivel de empleo cuando no su mejora.

Por eso soy kirchnerista. Porque nunca nos burlamos de la gente “enseñándole”  a ahorrar electricidad, agua y gas. Ni como vivir en un departamento de 30 mts.2 después de tener que dejar el 3 ambientes por la suba de alquileres y expensas.

Por eso soy kirchnerista. Porque el peronismo con Néstor y Cristina me demostró que la vida es para todos, no solo para “los meritorios”, no solo para los que han llegado a tener grandes sueldos o grandes fortunas, si no también para los que se pasan su vida cumpliendo un horario en una fábrica, una oficina o un taller.

Por eso soy kirchnerista. ¿Que existe en el mundo que no haya pasado por las manos de un obrero? Si desaparecieran los empresarios y los bancos, el mundo seguiría su camino, pero si el obrero simplemente detiene su trabajo, el mundo se muere.

Por eso soy kirchnerista. Porque el peronismo le reconoce el mérito al empresario, pero también lo hace con el laburante. Porque al reconocerle el merito al trabajador, el peronismo le está diciendo al empresariado que no aumente sus precios, que no evada y que no fugue lo que aquí gana gracias al trabajo del obrero.

Por eso soy kirchnerista. Porque los biempensantes se han pasado mas de 60 años afirmando que los “cabecitas” levantaban el parquet de las casas que Perón y Evita les daban para hacerse el asado, siendo que de ser cierta esta “verdad revelada” quienes lo hicieran hubieran muerto envenenado por las emanaciones  tóxicas de la madera impregnada de alquitrán.

Por eso soy kirchnerista. Porque enfrente tenemos a gente que no se hace cargo de su odio de clase, ni de su avaricia offshore ni de su ideología. Despiden gente del Estado, no porque esa es su matriz ideológica, la de un Estado mínimo, si no porque son “ñoquis metidos en el Estado por la yegua”. Cobardes estructurales.

Por eso soy kirchnerista. Porque creo en el Estado como rector de la economía de un país a la vez de ser generador directo de empleo. Y me hago cargo de esa forma de pensamiento. Y me hago cargo porque el empleo generado por ese Estado muy presente es a la vez generador de más empleo en el sector privado a través, claro está, del aumento del consumo.

Por eso soy kirchnerista. Porque respetamos a la gente y no le cambiamos el nombre al aumento de precios, que para nosotros sigue siendo inflación.

Por eso soy kirchnerista. Porque con $ 10,00 por cabeza de cada argentino, el famoso “déficit de Aerolíneas Argentinas”, se mantenía una aerolínea de bandera que era orgullo nacional por estar posicionada dentro de las 20 mejores líneas aéreas del mundo.

Por eso soy kirchnerista. Porque queremos que a todos nos vaya bien, no solo a los “meritorios”.

Por eso soy kirchnerista. Porque el kirchnerismo es vida. Y enfrente de la vida solo está la muerte.

https://youtu.be/8wqzZ5mI48U

Anuncios

6 comentarios

  1. A mi me parece que el modelo que se implementó sirvió para comprobar su ineficacia en términos de sustentabilidad. En eso, en términos de resultados, estamos empatados con los procesos neoliberales. O sea, me parece que queremos creer que “nuestro” sistema es más sustentable pero los hechos duros demuestran lo contrario. Un ejemplo fue el torpedazo de Enero de 2014 que agitó el fantasma de la inflación. Un “virus” que no tiene cura por ahora en nuestra sociedad y que hace estragos. Entonces, además del instituto Tatincito (esto es en chiste, por ahora), en algún momento vamos a tener que discutir la sustentabilidad del Capitalismo como lo conocemos. Así no funciona. Peleamos contra un ejército cuya arma principal es el capital y jamás los desarmamos. Siempre les dejamos el capital. Es pelear contra un ejército y dejarles las armas. Sunalocura diría un conocido cineasta.
    Mis conocimientos teóricos acerca del Capitalismo no son los suficientes como para plantear alternativas válidas. Pero tengo alguna certeza: Todavía no estamos discutiendo el gran sistema esclavizante que es el Capitalismo. ¿Por qué no lo discutimos?¿Porque semos Peronistas?
    Uno de los conceptos que vierte siempre este sistema es el imperativo de crecer para poder mejorar la calidad de vida del pueblo. Eso es una falacia. En medio de la revolución científico-tecnológica permanente con su intrínseca mejora en términos eficiencia (no eficacia, que además también mejora), bastaría con distribuir mejor esa “ganancia”. Entonces se puede mejorar sin crecer. Esto último es una afirmación. De hecho esa “ganancia” muchísimas veces no está impulsada por la inversión privada y es usurpada por el Capital.

    Perdón, es como que estoy necesitando un cambio. Un cambio de sistema.

    CK
    Pd: Aclaro que la chica que nos gusta, me sigue gustando. Me vuelve loco. Pero también quizás haya que perder la “timidez” para poder invitarla a tomar un café. Todo en sentido figurado. O no.

    1. Salud, Cíborg.

      El modelo, pienso, es perfectamente sustentable, lo que no es sustentable es la política comunicacional y la decisión de no ir al fondo de la cuestión, que es quitarles poder a los dueños de esto que muchos llaman capitalismo pero que para mí es una simple y siniestra deformación del sistema que considero mejor representa, hoy día, al ser humano.

      Esta barbarie que vivimos no promueve la producción de riqueza, promueve solo el plazo fijo y la bicicleta. Eso se nota cuando nos acusan de haber vivido “una fiesta”. Claro, producir bienes es pecado para ellos.

      Estoy también pensando en que si volvemos a ser Gobierno en el 2019 vamos a tener que replantearnos si volveremos a promulgar otra Ley de Medios para entrar en el mismo terreno en el que estuvimos 5 años: peleando contra un poder corrupto que cautelarizó la ley e impidió su aplicación.

      Y eso es lo verdaderamente no sustentable, dejar a los dueños del poder real con todo ese poder. Por eso existe el déficit fiscal, por que se les permitió seguir con la evasión descomunal de siempre.

      Si volvemos a ser Gobierno, ¿vamos a golpear fuerte en lo simbólico tal como lo hizo el macrismo con el CCK? Si no lo hacemos no creo que la gente nos respete. Y eso tampoco es sustentable.

      Ante tal tremendo poder pensar que fué un mérito tener pocos DNU emitidos puso lo suyo en hacer poco sustentable nuestro modelo. Mucha inocencia por un lado y un legalismo, creo yo, muy mal entendido por parte nuestra dirigencia.

      Como siempre, mas que buenos tus comentarios, lástima que a veces perdemos un tiempo precioso enredándonos en discusiones con el trollaje, plenamente convencidos de que es necesario que nosotros expliquemos las barbaridades, mentiras y tergiversaciones con que siempre nos ha enfrentado el poder real a través de sus empleados de call center.

      Esa pérdida de tiempo está claro que no es para nada sustentable.

      Abrazo.

      1. Tatincito,

        No estoy de acuerdo con lo del modelo. El modelo no fue sustentable. Si lo hubiese sido, hoy estaría gobernando y no siendo bombardeado como en estos momentos. Esto entendiendo sustentabilidad de manera perdurable y no sujeto a ser revertido por un cambio de administración.

        Capitalismo es CAPITAL-ismo. Tiene precedencia el capital por sobre todas las cosas. Si le sacásemos el poder al capital concentrado (qué es un fenómeno mundial) dejaría de ser capitalismo. El problema es la cancha, no el despliegue. No creo en un capitalismo con rostro humano como no creo en la moral de una empresa.
        Lo que no entiendo es por qué nos cuesta tanto (a todos) discutir el sistema capitalista. Es como que lo tenemos tan metido en nuestro sistema de creencias que parecería intocable. Por supuesto que va todo asociado a la propiedad privada y eso me trae a la mente la constitución de 1949:

        (Copio y pego pedazos de artículos)
        Artículo 38 – La propiedad privada tiene una función social y, en consecuencia, estará sometida a las obligaciones que establezca la ley con fines de bien común…

        Artículo 39 – El capital debe estar al servicio de la economía nacional y tener como principal objeto el bienestar social. Sus diversas formas de explotación no pueden contrariar los fines de beneficio común del pueblo argentino…

        Artículo 40 – La organización de la riqueza y su explotación tienen por fin el bienestar del pueblo, dentro de un orden económico conforme a los principios de la justicia social….

        Ojo, no estoy discutiendo el capital sino su preponderancia en el sistema Capitalista. Sistema que no funciona para el bienestar del conjunto de la población y tiende a aniquilar todo lo que lo amenace. Por ejemplo, un tal modelo “neo-keynesiano”.

        En muchas de las otras cosas que planteás estoy de acuerdo.

        Abrazo y te aclaro que no me comí un trosco. Creo.
        CK

      2. Sigo pensando que es sustentable. Pero realmente le faltó profundizar en el ítem quitarle poder a los poderes reales, que hacen todo lo que consideren que tiene que hacer para voltear a las experiencias populares, por perfectas que estas logren ser.

        La experiencia neoliberal está claro que no sirve para que vivan bien las mayorías, sin embargo, se siguen dando esas formas de gobernar. Creo que podemos decir que se han convertido en “sustentables”, al menos para quienes las promueven.

        Las experiencias populistas sostengo que fracasan porque no consiguen, no quieren o no pueden ponerle límites a ese poder. No creo en la posibilidad de eliminar o hacer desaparecer al capitalismo. Ni en la conveniencia tampoco.

        Precisamente, el artículo 38 de la CN habla de eso, de poner límites, no de eliminar el derecho a la propiedad privada.

        Lo mismo hace el artículo 39 con respecto al capital. No pueden existir valores que sean absolutos. Ni la propiedad privada ni el capital lo pueden ser.

        El artículo 40 lo pone mucho mas claro: la riqueza está para generarle bienestar al conjunto del pueblo en primer lugar, un primer lugar no excluyente. Es lo que interpreto, por supuesto.

        Es como el caso de matar. Está terminantemente prohibido matar. Pero si tu vida o la vida de un ser querido son puestas en peligro de muerte por, digamos, un delincuente, (“Inseguridad”, ¿te acordás? Jaja) podes matar: la prohibición no tiene un valor absoluto.

        En cuanto a la preponderancia del capitalismo me parece que esa preponderancia no es del capitalismo, así a secas, pienso que lo que se ha impuesto es el capitalismo financiero, algo que puede ser comprobado por el nivel de emisión que tiene EEUU, que llega al 100% de su PBI por año.

        La financiarización de la economía mundial es un barril sin fondo para los billetes.

        Precisamente, el gravísimo error tanto de Chávez, como de Evo, Correa, Lula, Néstor y Cristina es no haber podido eliminar el poder de esos capitalista de aniquilar todo lo que les moleste. Es un error que compromete la superviviencia de cualquiera sea el modelo populista que se implemente.

        Por perfecto y sustentable que sea el modelo que implementes, si te matan, el modelo desaparece.

        Yo tampoco creo que te hayas comido un trosko. De haberlo hecho, no podrías ni comentar. Por la indigestión permanente que tendrías, lo digo. Jaja.

        Abrazo.

      3. (Respondo acá porque no me aparece el link de responder)
        Que Chávez, Néstor, Lula, Cristina, Evo y Correa no hayan querido o podido eliminar el poder de “esos capitalistas” que además están bancados por otros capitalistas que están más al norte, no se si puede considerarse un error. Más bien parecería que es un problema irresoluble con el sistema imperante.

        Ojo, no estoy proponiendo abolir la propiedad privada. Sí, ponerle límites taxativos y no vía reformas impositivas del tipo “nos tenemos que juntar un día de estos”. Claramente lo que estipula/ba la constitución del 49 era/es opuesto a las reglas imperantes del capitalismo (versión siglo XXI, post caída del muro, globalizado, hipercomunicado).

        De hecho puede que exista ese capitalismo “bueno”. Pero una cosa es implementado en la mansión del patrón (con las reglas y los recursos del patrón) y otra en el rancho de los peones (con las reglas del patrón y los recursos de los peones).

        Abrazo comu…
        CK

        pd: Comento de madrugada, peeero juro que no soy (?) el “loquito que postea en El Aguante”.

      4. Lo tomo también como un gran problema al error de dejar a los poderosos con todo su poder. Pero no irresoluble.

        Es algo muy fácil decirlo, pero quitarles ese poder que tienen no es moco de pavo. Es algo que en el Instituto Tatincito (jaja) tenemos perfectamente estudiado en profundidad. Hemos llegado a la conclusión que necesitamos apoyarnos en tres patas: la mediática, la militancia territorial y la gestión.

        El capitalismo bueno no existe. Nunca existió ni existirá. Lo que si existió es el capitalismo generador de la riqueza de las naciones, riqueza que con el capitalismo financiero no es posible producir.

        Riqueza que es naturalmente necesaria que exista, si no… De ahí la imperiosa necesidad de, como bien decís vos, de poner límites taxativos a los bancos, al capital, a la acumulación de riqueza, a la propiedad privada, en suma.

        Abrazo.

        PD: Es obvio que no lo sos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: