Archivos del mes: 18 octubre 2014

¿Vale la pena?

Sostengo que del lado kirchnerista de la vida, la calidad de las argumentaciones es la mejor obtenible por cada uno, y que conste que no estoy diciendo que todo es acertado en lo argumentado por nosotros, pero sí digo que en nuestras  argumentaciones  empleamos las mejores palabras, las mejores frases que podamos ser capaces de generar para defender nuestras ideas.

Es probable que por ahí algunas cifras dadas por nosotros no sean tan buena como las decimos, pero que el kirchnerismo ha construido más de 1.000 escuelas es rigurosamente cierto. Y así con todos los ítems que, consenso mediante en la sociedad, han sido puestos como los más importantes para verificar la calidad de un Gobierno y la marcha de la economía.

Basta un pequeño paneo por la blogósfera k para poder comprobar lo que estoy diciendo al mismo tiempo que podrán comprobar la falta total de argumentaciones en la oposición: Solo descalificación absoluta. Solo demonización absoluta. Acusacionismo elevado a la enésima potencia. Intentando la construcción de una realidad virtual que muchos suponemos que ni ellos mismos se la creen.

Nos espetan que el país está al borde del abismo, o directamente adentro en la parte más caliente y profunda…desde hace 10 años al menos.

Pero quiero hacer hincapié en la parte central de la “argumentación” opositora: “la corrupción kirchnerista”

Siempre que ponemos en evidencia datos de la gestión del FPV y que no pueden ser refutados, los tergiversan aduciendo que no son suficientes mejoras o nos tiran con la munición preferida no solo de los foristas opositores, sino también de los medios hegemónicos, hoy centrada alrededor del Vicepresidente Amado Boudou. Afirmación que no admite ni la más mínima duda sobre su veracidad.

¿Es honesto afirmar que una acusación de corrupción es indiscutiblemente cierta? Terminantemente no. Y me estoy refiriendo a todas las acusaciones que andan circulando por ahí.

¿Principio de Presunción de Inocencia? Nos lo tenemos que meter en el culo. No así en el caso del también procesado Mauricio Macri. Ahí, ese principio es absoluto e innegable.

Otra característica del forista opositor es la tergiversación de los dichos, tanto de otro forista como de cualquier funcionario del GN. O lo que es más claro aún: la versión libre de lo que cualquiera pueda decir.

Un ejemplo bastante recurrente es el de aquel chiste que hizo Cristina sobre que ella en otra vida debió haber sido un arquitecto egipcio, algo que es tomado, no como lo que es, un simple chiste, sino como “prueba” de” la locura de la yegua”

Me he tomado el trabajo de este pequeño introito para permitir la pregunta que creo es necesario hacernos: ¿Vale la pena intentar debatir con este tipo de oposición? Estoy convencido de que no.

No entran a ningún foro a debatir, solo a descalificar, y si están pagos realmente me tiene sin cuidado, no es lo importante, lo importante es que están para la demonización más absoluta del kircnerismo. Está claro que los poderes reales de argentina  buscan que el kirchnerismo se vaya del Gobierno hecho girones y arrastrándose. Y esa demonización busca ayudar a eso. O provocar esa ida.

A modo de ejemplo, recuerdo que hace poco me pusieron como respuesta en un foro que el GN había hecho un ajuste porque había llevado el boleto de tren de $1,20 a… $20,00. (Si, veinte pesos) Sin palabras.

Siempre el “debate” con estos opositores gira en torno a que “todo estuvo, está o estará mal”. Ni la mejor medida económica que se les pueda ocurrir va a poder sacarlos de ese eje. Repito: no están para debatir, si no para destruir.

Es imposible que alguien haga todo mal, algo bueno siempre se hace, es natural, por lo tanto, es fácil advertir que no se busca aportar como sucede en un debate real. Por casos paradigmáticos podemos recordar los “debates” en algunos programas de “periodismo independiente” de la TV como el de Santiago del Moro,, en donde se invita a un kirchnerista a un debate y se lo pone frente a un panel de 6 o 7 (u 8) periodistas que lo interrumpen constantemente a la vez que lo acusan de 20 actos de corrupción del GN por minuto.

¿Como respondés a esa demonización en tres minutos? La conclusión es muy fácil de sacar.

Y es evidente que se les está dando espacio más que significativo en la bloguería k, espacio que deberíamos reservar para debates en serio, ya que son muchos los faltantes en Argentina y también son muchos los palos en la rueda, para ponernos a responder demonizaciones que nunca dejaran de existir de parte de esa mierda opositora. Lanata Dixit, ¿eh?

Creo que ha llegado la hora de variar en algo nuestro comportamiento con esa bosta. Siempre sostuve que había que responder a ese eje de la mierda, pero hoy  no estoy tan seguro, más bien me estoy inclinando por lo contrario.

Tenemos que pasar nuestro tiempo respondiendo a esos descalificadores en vez de debatir los temas pendientes, que los hay, y son muchos. Estoy pensando que podemos mejorar nuestra llegada a quienes no son kirchneristas  (no me refiero a los anti k) poniéndonos a debatir entre nosotros, ya que hay muchas diferencias y propuestas hacia adentro del kirchnerismo.

Somos capaces de reconocer errores, de proponer, y por sobre todas las cosas, de exigirle más a este Gobierno que apoyamos. Es fácil identificar, me parece, a esos falsos debatidores, ya que tienen todos la misma línea editorial: El kirchnerismo es el mal absoluto.

Y ahí es que se ve claramente que no hay ninguna intención de debatir. En el mal absoluto no hay nada defendible: todo es malo. Su “verdad es revelada e irrefutable” Otro detalle que alerta sobre las verdaderas intenciones de esta caterva es la ausencia absoluta de autocrítica: Ellos son la perfección.

Esa línea editorial nos pega muy profundo y nos ponemos a responderles, y al responderles entramos en su juego. Cuando salió a la palestra el movimiento bloguero fue muy eficaz y punzante en la comunicación kirchnerista  allá por el 2008, pero ahora al entrar en el juego propuesto por estos “debatidores” nos están volviendo inofensivos, ya que nos vamos de los temas importantísimos que hay para debatir al mismo tiempo que tampoco presentamos propuestas. Es que estamos muy ocupados.

Tenemos lo mejor que se puede tener en política: ganas de militar, ideas, argumentos para defenderlas y honestidad intelectual. Pero ese legítimo afán de debatir nos ha llevado a perder el tiempo con una sarta de tipos que lo que buscan afanosamente es precisamente  que no se propongan ideas, porque en ese terreno están perdidos: solo tienen odio.  En cambio, en el populismo, nos sobran. Y el plus de un gobierno que las aplica. Casi nada.

Jamás obtuve el más mínimo reconocimiento de algo bueno hecho por el Gobierno Kirchnerista de parte de ese medio balde de mierda que es la mayoría de la oposición argentina. No es natural eso, algo bueno se tiene que haber hecho, pero bueno… Y hace varios años que participo en los foros en internet.

Algo tenemos que cambiar. Recientemente en una reunión con mis amigos, todos furiosos anti k, salió el tema de que no teníamos radares para combatir al narcotráfico, a lo cuál contesté que el FPV ya había instalado 26, distribuidos a lo largo de todo el territorio nacional. Y me respondieron que no servían porque eran radares que no detectaban vuelos con droga. ¡¡¡¿¿¿???!!!

Esa es la racionalidad de nuestra querida oposición. Lanata tiene razón: entre todos, no juntan ni 200 gramos de mierda.