Archivos del mes: 27 noviembre 2011

La falacia de la teoría de los dos demonios

(Una breve historia argentina de la infamia)

Recientemente, el periodista Pepe Eliaschev publicó un libro que relata pasajes de la interna en el tribunal que enjuició a las Juntas. Este juicio fue llevado a cabo a instancias de Raúl Alfonsín y se desarrolló durante la primera parte de su mandato. Pero a posteriori aplicó las Ley de Obediencia debida y punto final.
Igualmente el eje de dicho relato no es el Juicio, sino que apunta a otra cosa.
Apunta a darle sustento intelectual a la teoría de los dos demonios, a la que ahora llaman “verdad completa”. Y la “verdad completa” “es” que también les cabe a los integrantes de montoneros y del erp la calificación para sus acciones, de Lesa Humanidad.
Lo que haría imprescriptible a dichas acciones, como todos lo saben.
Pero no es de ninguna manera así. Y uno de los argumentos para sostener esa “verdad completa”, sostener la existencia de “dos demonios”, es que la violencia la iniciaron los subversivos.
Esta afirmación es una falacia total, como creo que veremos más adelante.
Hay una diferencia fundamental entre la actividad o los delitos cometidos por montoneros y erp y los crímenes cometidos por las FFAA: La garantía de impunidad con que contaron las FFAA para cometer todo tipo de aberraciones, inmersas en un plan sistemático de represión cuyo eje principal era ejecutarlo en la más absoluta ilegalidad.
Tortura, desaparición forzada de personas y robo de sus bienes, violaciones, robo de más de 400 bebes, todos hechos cometidos de manera metódica y con la más absoluta impunidad.
Esa impunidad, que no era para nada nueva en nuestra historia, es la clave de todo: nada ni nadie podía lograr que ante la denuncia de la desaparición o secuestro de una persona, se investigara, que alguna comisaría o algún Juez abriera un expediente para llevar a cabo una investigación.
En cambio, ante cualquier ataque por parte de montoneros o erp, la investigación y la persecución era inmediata. Es fácil advertir la diferencia: los “subversivos” no contaban con ninguna cobertura ni zona liberada, no tenían ninguna impunidad posible.
Por lo tanto no es posible aplicarles la categorización de Lesa Humanidad.
Pero creo que hay mas diferencias. Una diferencia que hace la diferencia, valga la redundancia, es el historial de terrorismo de estado que tienen en conjunto las FFAA y la clase social que fue cómplice y que utilizó ampliamente a los militares para proteger e imponer sus intereses económicos y su ideología de manera hegemónica.
El comienzo de ese terrorismo de estado, tal vez pueda ser caprichoso, yo lo ubico en la “campaña del desierto”, primer gran genocidio de nuestra oligarquía y sus cofrades. Genocidio y esclavitud.
Basta leer las crónicas de la época para enterarse de la entrega a terratenientes y poderosos de los trofeos de la “campaña del desierto”: familias completas de nativos que terminaron sus vidas trabajando de esclavos para los “biempensantes y almas bellas”. Y esto es violencia.
Y la cosa no terminó ahí, por supuesto. Podríamos seguir, por ejemplo, con el “fraude patriótico”, otro ejemplo de las andanzas del grupo cívico-militar que detentaba el poder político y fáctico en el país.
Podrá parecer menos grave, pero esta “operatoria” les permitió mantener ese poder y seguir entregando el país al imperio británico y continuar sosteniendo, a través de las décadas que siguieron a la “campaña del desierto”, a las mayorías en el hambre y la explotación. Apreciamos entonces otra gran diferencia con los “subversivos”: fueron dueños del poder desde siempre e hicieron uso y abuso de ese poder desde mucho antes de la aparición de los “terroristas”.
La naturaleza criminal de esta sociedad la podemos seguir advirtiendo con por ejemplo, el informe del médico español Juan Bialet Massé, que realizo un estudio integral sobre la clase obrera en la Argentina que estaba camino al centenario y que era “el granero del mundo”.
La conclusión: el 70% de la población estaba en estado raquítico o en vías de estarlo, entre otras barbaridades que se pueden apreciar leyendo el informe que se consigue fácilmente en la red. El 70%, casi nada, para ser un país gobernado por una clase “elevada, biempensante y de almasbellas”.
¿Cómo se habrán sentido aquellas personas raquíticas, en pleno festejo del Primer Centenario, ganando un salario diario equivalente a medio kilo de arrocín, esto es, arroz de barrido, de descarte?
Otro ejemplo: El 13 de mayo de 1910 se sancionó en el Parlamento el proyecto de ley enviado por el Poder Ejecutivo imponiendo el estado de sitio que permitió clausurar e imponer censura a la prensa obrera en general; cerrar los locales gremiales y partidarios de la izquierda así como encarcelar y expulsar del país a centenares de activistas.
Y el Presidente Figueroa Alcorta siguió sin prohibirse de nada: consintió la acción de grupos de civiles que, invocando “los altos intereses de la Patria”, participaran activa e indiscriminadamente en la persecución y agresión de los obreros.
Siempre la superioridad espiritual y moral de la clase poderosa se verifica con represiones indiscriminadas.
Y la cosa sigue, por supuesto. La masacre de la Semana Trágica, el 19 de Enero de 1919 cometida sobre un grupo de obreros que estaban cometiendo el “acto terrorista” por excelencia para la clase dominante: pedir mejores condiciones laborales y salariales.
Resultado: 700 muertos y 4.000 heridos a manos del (cuándo no) Ejército y de comandos paramilitares.
¿Cómo se habrán sentido aquellos obreros que fueron reprimidos a sangre y fuego por el solo hecho de pedir ser considerados seres humanos? Y hay más casos de “amor al prójimo” de nuestra querida oligarquía cívica-militar.
¿Que se pudo haber incubado a través del tiempo en las personas, en los seres humanos víctimas de toda esta “elevación espiritual”?
Mas: La masacre de la Patagonia, hecho relatado magistralmente por Osvaldo Bayer en su libro la Patagonia Rebelde. 1500 obreros asesinados entre diciembre de 1921 y enero de 1922 por pelotones de fusilamiento conformados, nuevamente, por el Ejército Argentino, también por reclamar trabajar como seres humanos, no como bestias.
¿Cómo se habrán sentido los sobrevivientes y los familiares de los masacrados?
Cuándo una persona, habitante de este país se ponía a pensar en lo que hacían los que mandaban, ¿ganas de que habrán sentido?
¿Qué es lo que habrán transmitido a sus descendientes? ¿De qué habrán hablado cuando conversaban con sus compañeros de trabajo en la fábrica o en el taller?
Y así llegamos al golpe de estado del `33, que contó con el apoyo de las clases preclaras e ilustradas y metió de lleno al país en una década signada por la mayor corrupción que se pueda recordar.
La carne fue la gran vedette de aquellos años. Lo fue por ser el eje del pacto Roca-Runciman, a lo que podemos agregar la constitución del Banco Central de la República Argentina, con competencias para emitir billetes y regular las tasas de interés bajo la conducción de un directorio con fuerte composición de funcionarios del Imperio Británico.
No obstante todas estas concesiones, se le adjudicó además a Inglaterra el monopolio de los transportes de Buenos Aires.
Con motivo del pacto, el Vicepresidente argentino Julio Argentino Roca, (hijo), realizó la siguiente declaración:
“La geografía política no siempre logra en nuestros tiempos imponer sus límites territoriales a la actividad de la economía de las naciones. Así ha podido decir un publicista de celosa personalidad que la Argentina, por su interdependencia recíproca es, desde el punto de vista económico, una parte integrante del Imperio Británico”.
Como podemos apreciar, desde la clase dirigente se le dio un mensaje muy claro al resto de la población de Argentina, mensaje que no tiene nada que ver con valores éticos ni morales. Solo represión, entreguismo y corrupción. Y a los continuadores de esa clase pertenecen o están aliados los que piden “verdad completa”
Es muy recomendable leer sobre la lucha llevada a cabo por el Senador Lisandro de la Torre durante esa década, la que al contrastarla con el accionar de los “preclaros” hace más fácil advertir lo siniestra que fue esa dirigencia, que su buen rastro dejó en la mente y en los corazones de obreros y empleados, de la gente toda, en realidad.
Fueron 10 años funestos. Y se llega al golpe del 43, en el cuál el General Perón tuvo una participación muy importante, ya que fue designado Secretario de Trabajo y Previsión, lugar desde el cuál empezó a aplicar Leyes Laborales. Justicia Social en suma.
Esto quiere decir que Perón comenzó a implementar la humanización de las condiciones laborales. Es lógico suponer que los elevados integrantes de las clases altas se mostraron en un absoluto acuerdo. Pero no. No fue así.
Le comenzaron una feroz resistencia, que se organizó alrededor del embajador yanqui Braden en una alianza electoral que enfrentó a Perón en el 45, alianza que fue derrotada ampliamente, pero que continuó con su oposición feroz, rechazando la aplicación de medidas de Justicia Social, de inclusión, aplicadas por el General.
Esa oposición tan feroz y basada en un odio de clases tan brutal, a que el obrero mejorara tan sustancialmente su calidad de vida, ¿que pudo haber logrado en la conciencia de millones de seres humanos que por primera vez en sus vidas se podían sentir dignos y respetados? ¿Qué sentimiento anidaron en esos seres humildes, trabajadores y honestos?
Y esa oposición llevada a cabo por tan elevados integrantes de nuestra sociedad fue in crescendo y llegó al mes de Junio de 1955, y en un día de paroxística furia aviones de la FFAA bombardean, en un intento de matar a Perón, Plaza de Mayo, hecho en el cuál mueren casi 1.000 personas, incluidos 40 chiquitos de Jardín de Infantes que viajaban en un micro. Y los “preclaros” suscritores del “aluvión zoológico” “viva el cáncer” y “cabecitas negras” volvieron a dar sobradas muestras de su “calidad espiritual” apoyando la asonada, calidad que hoy encontramos en los que defienden la existencia de dos demonios.
Jamás tuvimos dos, siempre hubo uno, y la historia así lo revela.
Y los tiempos se aceleraron. En septiembre del mismo año se produce el golpe con el cuál la “buena gente” “pone las cosas en su lugar”: derrocan a Perón. Y sigue la “elevación espiritual”: Proscripción del peronismo, fusilamientos de partidarios del General Perón, prohibición de por vida de los deportistas que se manifestaron a favor del peronismo y exquisiteces tales como recorrer hospitales hechos y equipados durante el periodo del General Perón y destruir sus instalaciones y abandonar la construcción de cientos de miles de viviendas que estaban en curso. Y un par de etc. más.
Pero el hecho más funesto y violento cometido por la “revolución libertadora” fue el robo y ocultamiento del cuerpo de Evita.
Llevado a cabo por “cristianos católicos practicantes”, fue un hecho que tiene una carga de violencia explícita gigantesca y nunca antes vista en la historia, creo que del mundo. Evita era un ser amado por millones en Argentina, de ahí que también que a esa carga descomunal de violencia se le agrega la del mensaje: así como la hacemos desaparecer a ella, los haremos desaparecer a ustedes.
Y lo cumplieron: la proscripción duró 17 largos años de permanente resistencia.
Si afirmo que los sentimientos que empezaron a abrirse camino en sectores mayoritarios de la sociedad argentina fueron de marcada hostilidad y rechazo hacia el poder, no creo estar para nada equivocado.
Poder al que usaron, y también abusaron, para favorecer a minorías. Se supone, según las afirmaciones de la “libertadora” que el “mal” era el peronismo, por lo tanto al ser derrocado dicho “mal”, los “biempensantes” se irían a sus cuarteles y a sus mansiones. Pero no fue así.
Llegamos al gobierno de Arturo Frondizi, otro “malo”, ya que los “buenos” lo sometieron a 24 planteos y a dos sublevaciones militares, en las que se hace transparente la operatoria de los acreedores externos, el FMI, las Cámaras empresariales, la Iglesia, usando, como es evidente, el factor militar, que presiona sin solución de continuidad al cada vez más debilitado presidente.
En 1961, el Presidente Frondizi (radical intransigente) legalizó al peronismo, que triunfó ampliamente en las elecciones a gobernador del 18 de marzo de 1962. Once días después el Presidente Frondizi fue derrocado y detenido.
Toma el poder José M. Guido, quien anuló las elecciones, volvió a proscribir al peronismo, disolvió el Congreso y convocó a nuevas elecciones limitadas y controladas por los militares.
Otra vez el poder oligárquico, el poder fáctico por encima del Estado de Derecho. Nuevamente, tenemos sobre las fuerzas populares la descarga de salvajismo político y económico propio desde siempre de ese poder “heroico”. Y llegamos entonces al período democrático encabezado por Arturo U. Íllia, que gana la Presidencia con el 25% de los votos. En el año 1965 el gobierno convocó a elecciones legislativas eliminando todas las restricciones que pesaban sobre el peronismo en la etapa previa.
El peronismo presentó sus propias listas de candidatos y triunfó ampliamente en las elecciones. También contemporáneamente a esto, comenzaba la aplicación de la Doctrina de la Seguridad Nacional, impulsada por EEUU, y apoyada por la oligarquía nacional.
Se procede a través de los medios a la demonización de Illia, para el 28 de Junio de 1966, con un golpe de estado, derrocarlo. Nuevamente la funesta burla a la voluntad popular.
Es sin duda muy larga esta crónica. Y tal vez aburrida. Pero es el tema de “los dos demonios” y “la verdad completa” la punta de lanza para buscar la impunidad de los genocidas y sus cómplices civiles, lo que me justifican la longitud y el aburrimiento. Cómplices, y mandantes.
A caballito del error que significó elegir el camino de la violencia por parte de algunos sectores de la población, quieren conseguir lo que la lucha de Madres y Abuelas y el firme apoyo a los Derechos Humanos por parte del Gobierno de Cristina, se lo han impedido: quedar como patrióticos héroes.
Y en verdad, esta muy pequeña reseña histórica de lo hecho por los militares y sus cómplices-mandantes a lo largo de más de un siglo, deja en claro que quiénes eligieron el camino de la violencia lo hicieron empujados por la desesperación generada por esos mas de cien años de terrorismo de estado aplicado sobre las clases populares, de las cuales el peronismo es su principal representante.
En quiénes se violentaron por parte del campo popular nunca hubo proyecto ni planes de entregar las riquezas ni la soberanía de la Nación a los intereses del imperio dominante, como si lo hicieron los feroces poderes fácticos, que incluso llegaron, durante el gobierno de facto de Onganía, al salvajismo de expulsar a centenares de científicos de las Universidad Argentina, en aquella aciaga “noche de los bastones largos”.
Fueron víctimas de un poder corrupto y siniestro que se llenó siempre la boca hablando de ética y moral, cuando en realidad siempre sus prácticas estuvieron estrechamente ligadas a las zonas más oscuras del ser humano, a lo simplemente demoníaco.
La condición demonial de los poderes fácticos es tal, que llegaron a la barbarie de obligar a irse a trabajar al exterior a nuestras más brillantes mentes científicas, previamente echados a garrotazos de la Universidad
Esa condición de verdaderos demonios se manifiesta ya en su arrebato durante el proceso, en donde aplican el terrorismo de estado con absoluta falta de piedad o reglas éticas y morales a aquellos que tenían un proyecto de Justicia Social, Soberanía Política e Independencia Económica, aunque habían elegido el camino equivocado.
Tal condición de los poderes fácticos no solo se manifestó en la represión ilegal, en la que debemos incluir como víctimas a mas de 3.000 pacíficos delegados obreros, sino también en los hechos de contraer una monstruosa deuda externa, con la consiguiente pérdida de soberanía, paralela a un ajuste genocida que llevó al cierre de 22.000 fábricas dejando a 7 millones de ciudadanos en la desocupación con el método de liberar las importaciones.
El camino de la violencia como forma de lucha política elegido por el foquismo nacional fue equivocado, sin duda. Pero la violencia como forma de dominación fue siempre utilizada por los poderes entreguistas del país a lo largo de más de decenas de años.
Quienes respondieron a esa violencia que vino de arriba lo hicieron porque en ese momento histórico no era tan difícil elegir ese camino, debido a que todos en este país fuimos educados en ver a la violencia como algo potable, a través de tantos hechos aquí descriptos y otros muchos más que quedaron afuera de este humilde relato, por fanáticos partidarios y ejecutores de la violencia.
Es el hecho de la violencia surgida de abajo una reacción lógica ante tanta violencia absolutamente impune durante tanto tiempo. Fue reacción de víctimas. Rechazable, pero fue reacción de victimas, una reacción natural para cualquier ser humano. ¿O como se reacciona ante un ataque violento hacia su uno? Y convengamos que hubo muchos ataques hacia las clases populares.
Y hay un hecho de violencia muy repetido también a lo largo de nuestra historia y que se agrega a lo antedicho: La impunidad, absoluta para quienes aplicaron sistemáticamente el terrorismo de estado hacia el pueblo fue, tal vez, el disparador de esa violencia que surgió desde abajo.
Gracias a Dios, la violencia como forma de lucha política, hoy día es absolutamente rechazada por la más amplia mayoría del país.
Pero considero que en una porción de nuestra sociedad, bastante importante en cantidad de habitantes y en poder económico, que siempre apoyaron los golpes de estados y toda la represión y el terrorismo que se aplicara sobre las clases populares no están en la situación de rechazo a la violencia.
Su apoyo a lo que es una de las formas de violencia más sutil y criminal que el hombre ha inventado, el ajuste económico como forma de organizar la economía y sentido de vida, me hace afirmar tal cosa.
Fueron, son y seguirán siendo victimarios, victimarios de las clases populares, eternamente necesitados de encontrar sectores que se pongan a su altura, que asuman la violencia como método de lucha política, para así justificar su eterna “solución para todo”, la represión indiscriminada contra toda forma de reclamo, protesta social y ansias de Justicia Social, Soberanía Política e Independencia Económica.
Victimarios que hoy se victimizan, que acusan, que exigen “verdad completa”. “Víctimas” que jamás han tenido ni tendrán un pedido de aumento de sueldo o un mejoramiento de derechos para el trabajador.
Que hoy se desgarran las vestiduras pidiendo por los pobres, pero piden rabiosamente un ajuste. Hipocresía total y siniestramente canallesca. Tal es la calidad humana de estas “víctimas”.
Y la verdad completa está en esta humilde y breve historia argentina de la infamia. Y no porque yo lo diga, sino porque son hechos comprobables, y que como tales dejan en claro lo que son los que los que, orgullosamente, los llevaron a cabo.
Como se puede ver, en nuestro querido y pisoteado país solo ha existido y existe, un solo demonio, que como tal, sigue buscando la aplicación de políticas generadoras de miseria y exclusión, (violencia si la hay) y, por supuesto, como no puede ser de otra forma, la impunidad. Dos cosas que gracias a los Gobiernos de Néstor y Cristina, no están consiguiendo.

El gran misterio argentino: ¿Porque la odian?

Creo que voy a decir algo en que la oposición va a estar absolutamente de acuerdo conmigo, aunque no lo digan públicamente: Odian a Cristina.
Y por qué?
Para mi es un misterio, ya que considero que los motivos por los cuales la odian (nos odian) a muerte no son políticamente correctos, por lo tanto, no los blanquean.
Si hacemos un repaso por todas las acusaciones que le han hecho a Cristina, vemos que los motivos declamados, son en realidad motivos que generan rechazo por parte de la gente hacia quienes son signatarios de tales condiciones.
En este caso, la declamada, por la oposición, corrupción de Cristina. Ahora bien, vamos a suponer que lo que afirma la oposición es cierto. Si Cristina es una corrupta, y ellos son los descubridores y acusadores de tal condición, debemos, creo yo, suponer que la oposición es absolutamente honesta.
Honesta, elevada espiritualmente y además, culta. Esa es la condición que reclaman para si. Entonces, yo me pregunto, ¿por que una persona honesta, elevada espiritualmente y culta cae en el mas abyecto y destructivo sentimiento, como es el odio?
¿Cómo es que siendo la oposición signataria de lo que podemos decir que son las mejores virtudes que un ser humano pueda tener dedican cada momento de sus vidas para hacer notar, para derramar sobre todo el país, esa profunda y descomunal antipatía y aversión hacia Cristina, a la que le desean todo el mal posible?
¿Cómo es que estando los opositores en tan alta autoestima no puedan esconder aunque sea en algo su aversión, aunque mas no sea, por su recitado republicanismo?
No han encontrado en estos últimos años un mínimo de capacidad para al menos aparentar un algo de lo que dicen tener en demasía.
Al menos en cuanto a Cristina se refiere. Tengo amigos profundamente anti-k, y todos esparcen sin pudor su odio a la Presidenta. Odio que no reconoce grises. Les es imposible aceptarla como ser humano, en suma, como lo que es.
Y todos, por supuesto, utilizan los mismos argumentos: que no hace nada por los pobres, la corrupción, la hecatombe económica que se va a venir por culpa de ella, en fin, todas argumentaciones que si las analizamos detenidamente, nos podríamos encontrar con que si vemos que es cierto o relativamente cierto, nos puede producir algo de rechazo hacia esa persona.
Pero creo que es conveniente ya empezar a desmenuzar parte por parte los argumentos utilizados por la oposición para justificar el odio.
Empecemos con el tema de que no ayuda a los pobres: resulta que cuando los hace, esto es, da un plan trabajar, la Asignación Universal por hijo o los subsidios que permiten mantener bajo el precio del boleto de colectivo, lo primero que dicen es: “ayuda a los vagos”, es “clientelismo”.
En qué quedamos? Quedamos en que este motivo es mentira, no la odian porque “no ayuda a los pobres”, está más que clara la hipocresía. ¿Y entonces? Estamos en fojas cero. Recomencemos: Es una corrupta. Veamos, aquí se impone un poco de cordura, ¿no les parece? Estamos hablando de algo gravísimo. ¿Es suficiente esta “corrupción” para justificar tan descomunal odio?
Recordemos que estamos hablando de personas honestas, elevadas espiritualmente elevadas y muy cultas como son las que lanzan la acusación. Con esta calidad como personas que tienen en la oposición, ¿se justifica tal odio?
Si juntamos lo que es la oposición y la Presidenta, podemos ver que sería muy fácil demostrar ante la Justicia la veracidad de sus acusaciones. Porque si son lo que dicen o dan a entender que son, seguro que tienen todas las pruebas que justifican dichas imputaciones. ¿Y donde están las pruebas? En ningún lugar. Lo que sí está, es el odio.
Y lo que también está, es el Estado de Derecho, el cual me obliga a aceptar el principio de Presunción de Inocencia, máxime si soy honesto, elevado espiritualmente y culto.
Debo probar la culpabilidad, ya que la inocencia es el estado natural de todos los ciudadanos. Resulta que desde hace también varios años le critican al Gobierno que no hace nada para parar la fuga de capitales. ¿Y quiénes son los que fugan capitales? Los que la odian.
Fugan capitales y la odian. ¿¿¿??? Otra hipocresía.
Y aquí creo que nos podemos adentrar en otro aspecto de esta oposición: la negación.
Han estado negando sistemáticamente la mejoría de todos los índices económicos, a saber: desendeudamiento, con una quita del 60%, reservas por 47.000 millones de dólares, salida del default, crecimiento del PBI al 8%, superávits gemelos, (comercio exterior y fiscal) 6 millones de empleos creados desde el 2003, ampliación de la generación eléctrica, algo absolutamente innegable y necesario, debido al crecimiento de la industria.
Record de consumo y construcción, ventas de 0 KM, creación del Polo Tecnológico, repatriación de científicos, etc.
Niegan todo esto, que son índices básicos de toda economía, y que demuestran a las claras que este Gobierno, sin ser perfecto, por supuesto, ha hecho todo lo necesario, todo lo bueno que se debe hacer para que un país progrese. Pero la odian. Y cómo.
Y el porqué de ese odio, para mi sigue siendo un misterio.
O no lo es tanto. Por ahí es que no son para nada honestos, elevados espiritualmente y cultos. Lo digo porque el odio no es nada bueno ni elevado, en cualquier religión o tratado de Ética así se lo puede aprender.
Ni Cristina ni su gobierno son perfectos, pero si son políticos que se someten al veredicto de la gente mediante elecciones, al contrario de los empresarios, como por ejemplo Magneto, que nadie los puede echar como si se puede hacer con un Gobierno. Si en la oposición son lo que dicen que son, pueden ganar las elecciones.
Pero la odian.
Y no se hacen cargo de su odio tampoco. Y eso es de máxima deshonestidad.
Nadie se pierde por los pecados ajenos.

La oposición ataca: “Corrida cambiaria”

Dicen todos en la oposición que se termina la libertad para comprar divisas y toda una serie de barbaridades semejantes. En suma, estamos ante el “infierno tan temido”.
La verdad es que la AFIP no bajó el monto autorizado de compras ni restringió el derecho a la compras de divisas a nadie.
Sí hubo un endurecimiento de las medidas.
Es decir, que además del DNI, se deberá presentar constancia de CUIT o CUIL a partir de ahora. Esto es, que no se podrán utilizar a los desocupados o a gente con laburos de 3500 pesos de sueldo para comprar 10.000 dólares a la semana, por ejemplo.
Lo que está pasando en algunos casos, es que como hay gente que no puede ni pasar por la vereda de una casa de cambio por sus antecedentes o por el origen ilegal del dinero “ganado” que le compra a quienes si pueden adquirir en el mercado legal (generando mercado negro) o envían a “coleros”.
Esto generará una gran alegría en la oposición: Es indiscutible que se engrosará la cantidad de desocupados: se quedan sin trabajo los “coleros”. Por fin se les da una.
Si hay algo violento y avaro en esta vida, es el uso de desocupados para fugar dólares por parte de la “biempensante” oposición.
Ahora les va a costar un poco mas fugar capitales, (y como los enfurece esto) algo que es sin duda un “derecho adquirido” por parte de señores que ganan ese dinero en un país que no les “inspira confianza”, (pero como ganan con el mercado interno del país al que le “desconfían” la economía, ¿eh?)
Ese “derecho adquirido” les impide, además, invertir ese dinero en el país, total, para justificarse ponen en uso otro “derecho adquirido”: echarle la culpa al Gobierno de la inflación que se genera por no invertir, como corresponde, aquí las ganancias.
A esta se la llama Inflación de Demanda. Y ni hablar de la Inflación Autoconstruida. (Que explica otro aspecto de nuestra realidad “inflacionaria”) Y la “desconfianza” y las “dudas” por la que aducen que se está comprando dólares, no es otra cosa que oposición a este Gobierno y a sus políticas, nada más que eso.
Y otro dato que confirma que es una “corrida” armada por la oposición conformada por los poderes fácticos: no hay déficit fiscal, tenemos superávit gemelos, por lo tanto no hay emisión. Es fácil entenderlo: no hay emisión, no tiene por qué haber inflación.
La inflación en nuestro país tiene otras causas. ¿Se puede pensar mal? ¿Sí? Quieren torcerle el brazo al Gobierno. No lo van a conseguir.

El “fascismo Kirchnerista”, nueva operación de prensa en contra de Cristina.

En los últimos días se está llevando una nueva operación de prensa, protagonizada, como siempre, tanto por los medios como por los “políticos” de la oposición.
El tema es muy simple: el Gobierno es fascista, y por lo tanto “va por todo”, es decir por la instauración de un Gobierno totalitario.
O sea que de acuerdo al “objetivo análisis” de los medios y sus editorialistas apoyados por los “políticos” de la oposición vamos a empezar a vivir bajo un Gobierno con un absoluto control sobre todos los resortes de la vida nacional.
Una verdadera y siniestra falacia que se demuestra a poco de analizar la realidad de nuestro país. A las pruebas me remito.
Dicen que hay censura. Y resulta que en todos los medios y foros que hay en Argentina la oposición, tanto los políticos como los periodistas y demás ciudadanos enrolados en la misma línea expresan con absoluta libertad todo lo que piensan y sienten sobre este Gobierno y en especial sobre Cristina y los que apoyamos su accionar.
A saber: Sobre Cristina es muy común que se refieran como la “corrupta”, la “botóxica” la “bipolar”, la “medicada” y a los que la apoyamos, los “choripaneros”, los “foristas pagos” que “vamos a las manifestaciones por que nos pagan”, que “votamos por un plan” y los clásicos “aluvión zoológico” y “cabecitas negras”.
Todas estas “amorosidades” ¿podrían ser dichas en un contexto de “país totalitario” o a punto de serlo?.
¿Cuál es el otro “objetivo argumento” con el que “prueban” el “totalitarismo” de Cristina? Adivinen. Si. La Ley de Medios “K”. Dicen, por supuesto, que es para controlar a “toda la prensa objetiva e independiente”
No hace falta mucho análisis del articulado de dicha Ley para poder comprobar esta siniestra falacia. Por ejemplo, con respecto al espectro radioeléctrico, la Ley de Medios establece una situación muy clara y para nada totalitaria: lo divide en tercios.
Esto es así: un tercio para el estado, otro para la empresa privada y el tercero para las organizaciones no gubernamentales y sociales de todo tipo, como pueden ser, por ejemplo, las distintas religiones.
Sostengo que es muy fácil comprobar que la Ley de Medios no tiene nada de totalitaria, si no que es todo lo contrario, ya que garantiza la presencia de todos los sectores, todas las voces del país en la actividad de emitir su mensaje, su relato.
Pero hay más. Cual ha sido también una de las mayores críticas que se le ha hecho a este Gobierno? Que perdió el dominio de la calle, esto es, que dejó que los piqueteros y demás que protestan lo puedan hacer libremente, que no han sido detenidos y judicializados.
¿En qué quedamos? ¿No es que Cristina es una totalitaria? Podrán decir seguramente que como este es un Gobierno “totalitario y populista de izquierda”, bueno, no los iban a perseguir ni a reprimir. Pero, y los cortes de ruta que realizaron las entidades campestres? ¿Fueron reprimidos? ¿Alguno fue preso? ¿Alguno fue muerto en acto de represión, represión con la cual se han llenado la boca reclamando las “anti totalitarios”?
Ahora han encontrado un nuevo slogan: “van por todo”. ¿Qué es ir por todo? ¿Ganar una elección tal vez por más del 50%? ¿Que, es ilegal y totalitario ganar una elección por más de la mitad del electorado?
Si Cristina gana y obtiene la mayoría propia en el Congreso, (sagrada desición del pueblo soberano) ¿eso amerita que todos los demás partidos van a desaparecer, que los medios opositores dejaran de serlo o cerraran?
No, terminantemente no.
Lo que seguro que se va a venir es la aplicación de manera completa y para todos de la Ley de Medios o sea que van a tener un final al fin las cautelares que defienden monopolios, como el de Clarín, que es un poder real y de facto y por el hecho de ser empresa, son absolutamente autoritarios, ya que ninguna empresa es una democracia, ni para adentro ni para afuera, ya que defenderán sus intereses por sobre todas las cosas.
Y por encima de la gente, por supuesto.
Y eso si que es fascismo.
Y las PASO? ¿Son también totalitarias? ¿En el fascismo hay posibilidades de que los partidos puedan realizar internas? ¿Hay internas en Cuba, en Corea del Norte?, ¿había internas en las dictaduras Sudamericanas? ¿ y en las dictaduras de Mubarak, de Khadafi, en Túnez, en la Arabia Saudita tan “socia” de la “primera democracia”?
¿Cuáles son los argumentos que probarían la situación de fascismo totalitario en Argentina? Porque decir que este Gobierno es fascista es un simple slogan, es facil. Se dice y listo. Sirve para un titulo de tapa de medio “objetivo”, pero no es una argumentación válida. Los hechos totalitarios, ¿cuáles son? Explicarlos y demostrarlos si que serían argumentar.
No hacerlo si que es fascismo.
Hoy, 17 de Octubre de 2011 en que estoy escribiendo esto, han sido desmentidos tajantemente los dichos del “políticos” Miguel del Sel que afirmó que con la AUH había aumentado 4 o 5 veces los embarazos entre niñas de 10 a 13 años, que lo hacían para tener “unos pesitos”, tal como se lo “confirmó” el director del hospital de Villa Ocampo el Doctor Daniel Catalani
Dicho profesional hoy por radio lo desmintió tajantemente. O sea, mintió, descalificó, expresó y sinceró su profunda xenofobia.
Y eso si que es fascismo.
¿Y que sería tener 14 periodistas asesinados? En Honduras el Gobierno “democrático y antifascista” de Lobo ya cuenta con esa cantidad de periodistas asesinados, además de varios dirigentes sociales opositores también asesinados.
En Argentina no hay periodistas presos ni asesinados, ni tampoco dirigentes sociales.
Pero es porque tenemos un “gobierno fascista”.
Y si hubo en Argentina golpes de estado, masacres de obreros, (Semana Trágica, Patagonia rebelde) bombardeo a una plaza con civiles y niños, proscripción a un partido popular, robo y ocultación durante 17 años del cuerpo de una dirigente popular amada por su pueblo. Y varios etcéteras mas.
Pero todo esto fue llevado a cabo por los “genuinos demócratas”.

Trabajo y Capital: ¿Son antagónicos?

Es innegable que a la hora de hablar de economía e inversiones solo se nombra al capital, al dinero puesto para llevar adelante un negocio o una empresa. El trabajo no es tenido en cuenta para nada. O casi nada: solo es costo.
Por ende, a la hora de los beneficios, el único que se beneficia, es el capital. Pero, ¿de dónde sale el capital? ¿De donde sale el dinero que es invertido? Por supuesto que puede ser un dinero heredado, regalado, encontrado, ahorrado o robado, pero no tendremos en cuenta para este humilde análisis esas opciones. Al menos por ahora.
Supongamos que yo quiero poner un negocio, una pizzería, por ejemplo, y no tengo el dinero necesario para hacerlo. Lo tomo prestado, ¿sí? Abro la pizzería. En realidad se podría decir que no es mía, ya que el dinero lo tomé prestado, pero tengo la posibilidad de hacer que sí ese capital invertido, sea mío: trabajando.
O sea, aparece el elemento que para la apertura del negocio no fue tenido en cuenta para nada, no figuró en los cálculos, el trabajo. Y más que seguro que no solo va a estar involucrado mi trabajo, sino que también lo estará el de alguien más: el del empleado.
Otro caso: un señor abre una fábrica de automóviles. Hace todo lo que el proyecto le obliga y pone el dinero necesario para que su fábrica empiece a producir. Pero resulta que este buen señor se pone en la puerta de su fábrica esperando que empiecen a salir los autos producto de su inversión. Pero no sale nada. ¿Por qué? Porque se olvidó de una cosa: del trabajo.
Pasó algo muy simple, el dinero por sí solo, no produce nada, no genera riqueza. Entre el dinero y la producción de bienes que ese dinero debe generar, hay un elemento imprescindible y que es anterior e independiente al capital: el trabajo.

Tampoco debemos olvidarnos del profesional. A aquel que con todo su esfuerzo, dedicación y estudio llega, por ejemplo, a ser cardiocirujano. ¿Hubiera podido llegar a serlo si no hubiera estado presente el trabajo de tantos obreros en su camino: en la construcción de su casa, de su escuela, de la Facultad en donde estudió, en el hospital en donde practica su profesión, en la fabricación de todos los insumos que necesita su profesión? En suma, su presencia en la sociedad es irreemplazable, pero si no están los del personal que mantienen la asepsia del quirófano, su trabajo se vuelve imposible, o al menos muy peligroso para sus pacientes.
Considero que sería ya interesante plantearse una pregunta: ¿cuál habrá sido el capital original del hombre prehistórico? ¿Cuál habrá sido su primer riqueza? Sus primeros bienes materiales, en suma.
Estoy seguro de no equivocarme si digo que su primer riqueza tiene que haber sido una lanza, un cuchillo o una maza. Pero, ¿y donde las compró? Es más que obvio que esos elementos salieron de algo que en la actualidad no tiene valor, a pesar de que siempre todo salió de ahí: el trabajo.
Trabajo sobre el que, el obrero, no tiene su propiedad, ya que el “beneficio” que obtiene de su fuerza laboral no lo decide él, sino el capital. Y es siempre casi nulo ese beneficio.
No existe en el capitalismo propiedad privada sobre la fuerza laboral del trabajador por parte del mismo.
Es muy común encontrarnos con gente que además de quedarse de todos los beneficios que “produce” el capital en acción, se queja y piden a viva vos que los impuestos sean eliminados o al menos sean rebajados. Esto es porque el descomunal egoísmo que los domina los lleva a pensar que los impuestos son en realidad un “robo”, que los están esquilmando, que una Nación puede existir sin la necesidad de ese “robo”.
Es más que obvio que no es así. Tampoco puede existir una Nación sin el trabajo de todos sus habitantes. Pero, ¿para qué tener una País?
Está claro que el capital sabe perfectamente que necesita de un estado para poder asegurarse su existencia, la protección y la obtención del beneficio, porque para eso tenemos esta cosa gregaria, este juntarnos, este respetar leyes, reglas y costumbres que es tener una República, para obtener todos los beneficios que de ella se derivan, entre ellos, por supuesto, el económico.
Que hasta ahora, es solo para el capital. Y los ajustes en Grecia, España y Portugal prueban que es así: la ganancia, toda para el capital. El sacrificio, todo para el trabajo.
De “Time is gold” suelen alegar con absoluta certeza los capitalistas. Y tienen razón. Pero se olvidan de aclarar que se refieren solo al tiempo del capital, no al tiempo que emplea el obrero su fuerza laboral. Mejor dicho, saben perfectamente que esa fuerza laboral, ese tiempo empleado en fabricar todo lo que se produce, es oro, lo han comprobado a lo largo de toda la historia del hombre, por eso se molestan horriblemente cuando el trabajador hace paro, hace huelga, porque deja de producir ese oro.
Abraham Lincoln decía en el Labor Day (tal vez por esto lo mataron) que “El trabajo es previo a, e independiente del capital. El capital es solo el fruto del trabajo, y nunca podría haber existido si no hubiera existido antes el trabajo. El trabajo es superior al capital, y merece la mayor consideración”.
Categórica verdad la dicha por el gran Lincoln. Pero está demás aclarar que aún hoy día no se ha hecho Justicia con el trabajo. Lo cual no implica de ninguna manera desconocer al capitalismo.
Que es la libre disposición y usufructo de la propiedad privada sobre el capital como herramienta de producción, pero esta libre disposición y usufructo sin el empleo por parte del obrero de su fuerza laboral, el capitalismo está muerto.
La negación del capitalismo es caer en el comunismo, algo que en este país está muy lejos, en realidad no es para nada posible, primero porque la absoluta mayoría del pueblo lo quiere así, y además por que el peronismo en los últimos tiempos, primero con Néstor, y ahora con Cristina, garantiza la búsqueda y aplicación del necesario equilibrio, la síntesis justa entre capitalismo y trabajo, lo que llamamos Justicia Social.
Algo nada cómodo de conseguir, si ponemos atención en lo partidario de la Justicia Social, la inclusión, que son los empresarios y los banqueros, cosa muy fácil de apreciar en las recetas aplicadas en los países como Grecia, España y Portugal, en donde han llegado a aplicar descuentos de hasta el 20% a jubilaciones de 400 euros y por supuesto nada de exigir que también paguen ese 20% los empresarios y los banqueros.
Ahora, la pregunta que nos queda, la del millón: ¿porque las cosas están así? Dirán los capitalistas que es porque es lo más justo, porque es verdad revelada que debe ser así. Porque el único que se sacrifica, el único que asume riesgos, es el capitalista.
¿Pero, no es acaso un gran sacrificio trabajar toda una vida, no es asumir un riesgo exponerse a las enfermedades provocadas por el trabajo, al riesgo de vida que implican muchas labores, para considerar como “verdad revelada” que el único que asume riesgos y merecimientos es el empresariado y por lo tanto se quede con todo?
¿Es demostrativo de altura moral el quedarse con toda la cuantiosa riqueza producida por el trabajo? Eternamente hemos estado escuchando a los empresarios hablar de la importancia que tienen, de lo perfectos y superiores que son.
¿Es estar hablando de perfección, de superioridad, amasar cuantiosísimas fortunas, cuando el que estuvo trabajando toda su vida en sus empresas solo va a tener una magra jubilación? ¿Y con el agregado además, de tener que padecer en su vejez las enfermedades que la gran mayoría de los trabajos acarrean? ¿Con el agravante de que por tener que vivir con magros sueldos la atención de esas enfermedades en sus estadios tempranos no es lo suficientemente eficaz?
Yo creo que generar esta realidad criminal no tiene nada que ver con “altura moral”, “superioridad” o “perfección”.
Al día de hoy, sin duda, el capitalismo a sido antagónico con respecto al trabajo, mas bien diría su enemigo mortal. Las pruebas sobran, y estan por doquier.

Moyano: demonización, intereses y odio de clases

Uno de los hechos que más claramente demuestra actualmente el poder de los medios, es la demonización del sindicalista Hugo Moyano, Secretario General del gremio de Camioneros, con 380.000 afiliados aproximadamente.
Esta demonización a calado muy hondo en una parte muy importante de la sociedad argentina. Principalmente en las clases media alta, esto es, profesionales, jerárquicos y empresarios.
Esto me da para preguntarme dos cosas: por que causa se transforma a un ciudadano en un monstruo y cuáles son los elementos o pruebas que se utilizaron para poder llevar adelante una campaña que ha sido indudablemente un gran éxito, ya que es mucha la gente que en este país tiene a Moyano como un referente de lo peor que se puede ser como persona.
Lo primero que debemos tener en cuenta, es quién o quiénes han llevado adelante la exitosa campaña.
Es muy fácil comprobar que tanto Clarín, La Nación y Perfil son los que más centímetros han dedicado a esa campaña, incluso, podemos ver accediendo a los foros de las noticias de La Nación y Perfil, la sintomática cantidad de foristas que se puede encontrar que descargan de manera constante y contundente sobre Hugo Moyano todo la artillería demonizadora, que permite ver, además, algo que se me antoja como muy grave: la negación absoluta de todo rasgo de humanidad en Moyano.
Esto se entronca con algo que recorre la historia del mundo y de nuestro país en especial, el odio de clases. ¿Y qué es el odio de clases?
Esta antipatía y aversión hacia algo o hacia alguien cuyo mal se desea está más que clara en esos sectores medios altos del país. ¿Acaso esos sectores no apoyan y piden un ajuste?, ¿no se enfurecen cuándo se solicita o hay un aumento de sueldos? ¿no critican de manera permanente y virulenta al trabajador?
Volvamos a Moyano: cuando lo acusan de poseer una gigantesca empresa de transporte por camiones, ¿en que se basan? ¿En qué pruebas concretas? ¿Qué investigación judicial con sentencia demostró que lo dicho por sus acusadores es cierto? No existe esa investigación. ¿Entonces? De donde sale esa certeza sobre la condición de corrupto demonio de Moyano?
Y resulta además que a la hora de acusar de corrupto a alguien cercano al Gobierno o al sindicalismo combativo, los medios y sus “biempensantes” seguidores se “olvidan” de la presunción de inocencia, algo básico en toda sociedad democrática.
Pero eso básico no le cabe a nadie como Moyano, que encima es negro, combativo y construye poder para el trabajador, ya que lo organiza y le obtiene y hace respetar sus derechos.
Pero por sobre todas las cosas, esa demonización, ¿empieza y termina en la persona del Secretario General del Gremio Camioneros? NO, terminantemente no. Continúa hacia abajo, hacia los obreros y hacia los costados, el sindicalismo en general.
Los sectores medios altos, que según yo veo son los participantes mas conspicuos de ese odio de clases, ¿alguna vez se han mostrado respetuosos hacia los obreros, el sindicalismo o con Moyano particularmente? ¿Alguna vez han considerado al trabajador parte imprescindible de la economía?
Hay sin duda dirigentes sindicales muy comprometidos con cosas bastante fuleras, como por ejemplo, el caso de los medicamentos truchos. Pero qué casualidad, estos dirigentes no están demonizados, solo lo está Hugo Moyano, que tiene en su gremio los salarios más altos casi de todo el mundo, unos 2000 dólares.
Ni hablar de Videla y compañía, que a pesar de que fueron investigados y condenados en juicios legales y con derecho a defensa absolutamente garantizado, de ninguna manera entran en esa categoría, es más, son tratados por los demonizadores como inocentes y hay que “comprenderlos y perdonarlos”.
Volvamos al tema del ajuste, ya que dicha así nomas, la palabreja no dice mucho. El tema implica que la economía se debe enfriar, en realidad, achicar, producir menos, disminuir el PBI, tener menos riqueza. ¿Pero menos riqueza para quienes? ¿Para los empresarios, para los profesionales? ¿Para los integrantes de las clases medias altas?
No.
Adivinen.
Si, para los trabajadores. ¿Y por qué?
¿Por qué los empresarios ante la “necesidad” de hacer un ajuste no se incluyen entregando el 70% de sus ganancias? Solo lo tiene que hacer los obreros.
Y por supuesto, eso se debe a la exigencia de los sectores que conforman los poderes de facto, que se autoexcluyen de la situación.
Y todo por “amor” a la clase trabajadora.
Seguramente escucharemos que la culpa del odio de clase es del obrero, porque, entre otras cosas, “no quiere trabajar”. Es innegable que existe gente que no quiere trabajar, pero si así fuera con la mayoría, ¿de dónde proviene todo lo que existe, se comercia y se consume en el mundo?
A la hora de acusar al trabajador y a algunos de sus dirigentes, ¿esos acusadores tienen en cuenta a la avaricia, a la ambición de poder, en suma, a las miserias humanas de los empresarios?
O toda la riqueza que logran poseer la tienen por una profunda “espiritualidad”?
Demonización y odio de clases, dos elementos que unidos a la ideología que no reconocen tener, confluyen en la defensa de intereses, que al ser ocultados detrás de la “libertad de prensa” y de la “ética y la moralidad” y ser excluyentes de cualquier otro interés y otra ética, como por ejemplo, la del trabajador, se transforman en espúreos, en criminales.
Los tres elementos, demonización, intereses y odio de clases, en realidad, se complementan, se ayudan, se potencian, se justifican. Y me resulta imposible determinar cuál de los tres es el génesis de los otros.
Y está el broche de oro a todo esto, que es la hipocresía, ya que a todo su accionar lo justifican en la “ética y en la moralidad”, y escondidos en muchos casos, en la práctica del Cristianismo.
Hay que verlos y escucharlos rezando y yendo a misa, al mismo tiempo que piden ajuste y dan por cierta la condición de demonio de todos aquellos que no comulgan con sus posiciones.
Y ni hablar de la “confrontación kirchnerista”.
Confrontación que llevó a la sociedad toda a “vivir en un estado de crispación mayúscula y permanente”. ¿Y como podríamos ver la “confrontación kirchnerista” y la consecuente crispación?
Es muy simple: volvamos a los foros de las noticias de La Nación. Nos vamos a encontrar con “definiciones” como “kakistas”, choripaneros”, “foristas pagos”, que vamos a las manifestaciones “por que nos pagan”, todas “revelaciones” que se refieren, por supuesto, a los que apoyamos a Cristina.
Para “ella”, tienen elegidas “esclarecidas” definiciones como “botóxica”, “medicada”, “bipolar” “corrupta” y “yegua” por decir algunos.
Por supuesto que llaman “confrontación” a todo aquello que sea pensar distinto a lo que los “biempensantes” sostienen, como, por ejemplo, creer que la economía puede ser mejorada sin necesidad de ningún ajuste. No reconocen que la confrontación de ideas, que defender intereses, dentro de las reglas de juego del Estado de Derecho, (Ej.: la presunción de inocencia) es lo más importante que nos ofrece la Democracia
¿Tienen algo que ver todas estas disquisiciones con la demonización de Moyano? Si.
Porque dejan en claro los motivos y la técnica que usan los medios para lograr demonizar a los que no les convienen, para, como bien dice el Dr. Zaffaroni, construir realidad.
Es muy fácil comprobar cómo han construido realidad con el Srio. Gral. de la CGT.
Y es muy importante no pasar por alto la similitud que hay de las prácticas usadas con Moyano y con Cristina con las usadas en la “tortuguizacion” de aquél gran Presidente argentino que fue Don Arturo Umberto Illia.
Si bien es Moyano la cara visible de la demonización, no hay que olvidarse que el objetivo lo es también el sindicalismo y sus defendidos, el sindicalismo que consigue buenos sueldos, que se hace respetar, (como camioneros) que cumple la función social para la que fue creado, que no agacha la cabeza, no el sindicalismo que transa salarios baratos como Uatre, que acepta ajustes, que acepta trabajo en negro, que por supuesto es el santo sindicalismo, contra el cuál se puede constatar fácilmente que no hay, de parte de la prensa hegemónica ni de los “biempensantes”, ningún tipo de ataque, no están demonizados, no son acusados de defender a los que “no quieren trabajar”.

 

P.D. (228/11/2011)

Investigación sobre las “estancias” de Moyano.

En los dos link que pongo mas abajo hay una investigación que realizó un bloguero que vive en la provincia de Buenos Aires, Argentina, sobre la “compra de estancias” realizadas por Hugo Moyano, “compras” que son “verdades reveladas” circulando en la web. Recomiendo leerla.

Es una investigación que deja mas que claro como se maneja la oposición en Argentina: con el rumor descalificante, el insulto, cuando no, lisa y llanamente, la mentira y la invención.

Está para mi mas que claro que esta “técnica” de “lucha política” es porque no encuentran nada verdaderamente malo y grave en las políticas gubernamentales.

Entonces, lo único que les queda es esto: rumores, invenciones, descalificaciones, injurias y acusaciones sin sustento fáctico.

tatincito

http://elblogdelfusilado.blogspot.com/2011/03/mitologias-argentinas.html

http://elblogdelfusilado.blogspot.com/2011/05/mitologias-argentinas-ii.html

El tema de la inseguridad: ¿hasta donde es verdad?

El tema de la inseguridad: ¿hasta dónde es verdad?
¿Cuál sería el parámetro con el cuál miden la inseguridad? ¿Quién lo creó? ¿En qué Asociación Científica está homologada? ¿En qué momento de la prédica en contra de la inseguridad lo muestran como prueba de lo que dicen? El hecho de repetir permanentemente, por parte de los medios hegemónicos, los delitos, ¿no produce la sensación de que estamos con las veredas cubiertas de cadáveres? Sostengo que sí.
Como prueba, imaginemos la siguiente situación: si los medios “insegurólogos” dejaran de pasar noticias de delitos, ¿Qué nos podría suceder? ¿Por ejemplo, podríamos decir que hay seguridad? Si. ¿Por qué? Porque al faltar en los medios las noticias sobre los delitos, yo o cualquier ciudadano estaríamos en condición de aseverar que somos una sociedad absolutamente segura: no están en los medios, no existen.
Volviendo al tema del “parámetro”, que nunca ha sido mostrado por los “insegurólogos”, ¿incluye a los ciudadanos que no han sido víctima de ningún delito? No. ¿Y por qué no? Si por cada víctima de delito, hay miles que no lo son. ¿Y de que estaríamos hablando cuando hablamos de gente que no fue víctima de delito? De seguridad.
Si no hay víctimas, no hay delito, si no hay delito, hay seguridad.
¿Explica TN cuáles serían las razones para que los millones de personas que no son víctima de ningún delito no figuren en el “parámetro”? ¿Por qué no deben ser tenidas en cuenta a la hora de trazar un mapa, de hacer una crónica de la realidad de un país? Porque sin duda, cambiaría la percepción de la realidad que del país generan y necesitan los medios hegemónicos.
No se trata, de ninguna manera, de negar los delitos. Al pobre tipo que lo asesinan en un asalto, se muere para siempre, no hay duda. Pero ese hecho, ¿es toda la realidad? No. ¿Por qué entonces nos sentimos inseguros? ¿Por que decimos que vivimos en un infierno de inseguridad si somos millones los que no somos, diariamente, víctimas de ningún hecho delictivo?
¿Se puede decir que nos sentimos inseguros porque desde los medios nos aseguran que estamos inseguros? Si. ¿La constante repetición de los hechos delictivos y la permanente prédica de los medios hegemónicos sobre que estamos inseguros puede ser que produzca algún efecto en nuestra percepción de la realidad? ¿No?
¿Y porque coincide nuestra certeza de que estamos inseguros con lo sostenido desde los medios como TN, Clarín, La Nación, Perfil, etc.? ¿Estamos hablando de que serían los ciudadanos que estarían influenciando a los medios? ¿o es exactamente al revés?
Sostengo además que los que aseguran que vivimos en un infierno de inseguridad, deberían someter su certeza a debate y aparte de mostrar el “parámetro” y a quienes lo homologaron, explicar por sobre todas las cosas, porqué repiten tan insistentemente las noticias sobre delitos, que efecto se busca lograr o cuál es la necesidad para hacerlo y si sostienen además, como todo parece indicarlo, que lo que dicen y publican es la única verdad, que no hay otra realidad o posibilidad de hacer otro análisis, aclarar las razones de tal aseveración.
Deben aceptar debatir si es posible otra visión de la realidad, como por ejemplo, la visión que estarían mostrando las cifras de criminalidad, que indican que estamos con un índice de muertes dolosas muy bajo, solo Chile está por debajo de nosotros.
Volviendo al tema de las repeticiones, las noticias sobre inseguridad, ¿las pasan todo el día porque quieren que se solucione el problema o porque solo quieren agredir y descalificar al Gobierno? ¿O es proselitismo? ¿O intereses cruzados de la política con grupos empresariales? ¿O están buscando sugestionar y manipular?
Veamos algo sumamente interesante: DRAE:Sugestionar. 2. Dominar la voluntad de alguien, llevándolo a obrar en determinado sentido. Y según La Guía de Psicología, “la sugestión es un estado psíquico provocado en el cual el individuo experimenta las sensaciones e ideas que le son sugeridas y deja de de experimentar las que se le indica que no sienta.”
¿Y cómo se logra dominar la voluntad de alguien, como se logra hacer que el individuo experimente las sensaciones e ideas que le son sugeridas? ¿Cuál sería el método más usado? Adivinen. Si. El de las repeticiones, con el machacar permanentemente con una idea, con un concepto, hasta que ese concepto penetre en la mente del ciudadano y se convierta en “realidad”, en “verdad”
En estos links podrán encontrar interesantes artículos sobre el tema: http://es.wikipedia.org/wiki/Sugesti…sugesti.C3.B3n
http://www.deeptrancenow.com/hipnosis_sugestion.htm http://www.lupaprotestante.com/index…n-las-iglesias
http://www.psicopedagogia.com/definicion/subliminal http://es.wikipedia.org/wiki/Manipulaci%C3%B3n_mental http://joanfliz.blogspot.com/2009/10…cnicas-de.html
“Las técnicas de manipulación de la opinión pública son utilizadas con todos los medios disponibles sobre la población por parte de los poderes políticos, económicos y militares.
Estas técnicas son numerosas y se producen todos los días. Se basan en el hecho de que los seres humanos reaccionan de manera estadísticamente predecibles en función de los estímulos o información dada”. El link:
http://www.toupie.org/Textes/Manipul…n_publique.htm
Veamos un par de técnicas de manipulación muy común (Si hay algún parecido con la realidad es “pura casualidad” por supuesto.)
Primeramente, SE CREAN los problemas, después se ofrecen las soluciones:

Este método es también denominado “problema- reacción- solución”. Se crea primero el problema, una “situación” prevista para suscitar una cierta reacción del público, a fin de que este sea el demandante de medidas que se desea hacer aceptar.

Por ejemplo: dejar que se desarrolle o intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad o policíacas que limiten la libertad, o justifiquen acciones militares.

Hay una premeditada campaña desde los años 80s de extender la inseguridad, la violencia, en todos los medios, la televisión, en las películas, con el consiguiente aliento a los métodos de control, vigilancia por doquier, cámaras, alarmas, armas, todo usado para crear un ambiente de miedo que provoca la separación y la inseguridad entre las personas.

Recordemos que en los años 70s era fácil hacer autostop, invitar a alguien desconocido, y no veías un policía en 1000 km. a la redonda.

También: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. El parecido con los “remedios” que se aplican a la crisis actual es también “casual”.

Dirigirse a un público infantilizándolo.
La mayoría de los programas de TV dirigidos al gran público utiliza un discurso, argumentos, personajes, y un tono particularmente infantil, como si el espectador fuera un niño de corta edad.
Cuanto más se intente buscar engañar al espectador u oyente, mas se tiende a adoptar un tono infantilizante.
¿Por qué? Si se dirige a una persona como si tuviera la edad de 12 años, sin plantearle nada que le cuestione, tendrá, con cierta probabilidad, una respuesta o reacción desprovista de sentido crítico
La prueba: Te dan la noticia del hecho delictivo encuadrándolo como un caso de “inseguridad”. Te lo dan “analizado”. Para que usar tu sentido crítico, si están ellos para usar el propio. San Casualidad trabajando a destajo.

Mass media: Instituciones que transmiten una visión del mundo acorde a intereses de clases dominantes. Por Ejemplo: inhibir el crecimiento de fuerzas opositoras, para desfigurarlas y/o deslegitimizarlas. (¿No les recuerda esto la posición asumida por los medios con respecto “al demonio” Moyano?)
“La finalidad de estos medios de comunicación es, según la fórmula acuñada específicamente para la televisión, formar, informar y entretener al público que tiene acceso a ellos. Atendiendo a los intereses que defienden, buscan el beneficio económico del empresario o grupo empresario que los dirige, habitualmente concentrado en grandes grupos de comunicación multimedia e influir en su público ideológicamente y mediante la publicidad”
“Todos los ciudadanos del mundo están expuestos a unos u otros medios, que resultan indispensables como herramienta de comunicación y presencia pública para todo tipo de agentes económicos, sociales y políticos”. Fuente: Wikipedia
Este es el link: http://es.wikipedia.org/wiki/Medio_d…3%B3n_de_masas
¿Algo de esto pasó en Argentina?
“las ideas de la clase dominante son en todas las épocas las ideas dominantes”.
Otra casualidad: Los grandes empresarios y los medios hegemónicos, ¿acaso no piensan lo mismo? Ejemplos: El ajuste, que siempre lo deben pagar los asalariados. Rebaja de sueldo. El salario es inflacionario. ¿Los medios “objetivos” han hablado de que los ajustes lo deben pagar los empresarios por ser los de mayores ingresos? No, siempre la “noticia” es que hay que hacer el ajuste en la misma clase social: el trabajador. Un “casual olvido” Esto es utilización sectaria de la información. Sugestión y manipulación, en otras palabras
¿Aceptarían fomentar en sus televidentes el sentido crítico? ¿Decirles que lo que dan como noticia debe ser analizado? ¿Que debe ser cotejado? ¿Qué puede ser discutido? ¿Aceptar públicamente que son tan subjetivos como cualquiera? ¿Qué están hablando desde un lugar, con ideología e intereses incluidos? ¿Están dispuestos a debatir todos estos puntos?
John Kenneth Galbraith 1908-2006. Economista estadounidense escribió que “es posible que para manipular eficazmente a la gente sea necesario hacer creer a todos que nadie les manipula”.
Noam Chomsky expresa:
“La manipulación y la utilización sectaria de la información deforman la opinión pública y anulan la capacidad del ciudadano para decidir libre y responsablemente.
Quien domina la información, domina en cierta forma la cultura, la ideología y, por lo tanto, controla también en gran medida a la sociedad”. (¿Estas definiciones no les recuerdan a los grandes monopolios informativos?)
Estos textos se pueden leer en este link: http://joanfliz.blogspot.com/2009/10…cnicas-de.html
Esta coincidencia entre las técnicas de sugestión-manipulación y la forma de presentar las noticias de los medios hegemónicos, ¿es casualidad? Supongamos que sí. Pero entonces, estamos ante la situación, que deberían explicar los mass media, de por qué los efectos de las técnicas de sugestión-manipulación y de la forma de dar las noticias y sus opiniones de TN, por ejemplo, son los mismos: Dice la Guía de Psicología: “…el individuo experimenta las sensaciones e ideas que le son sugeridas y deja de de experimentar las que se le indica que no sienta.” Sostienen “Estamos inseguros”, ¿y cómo nos sentimos? Inseguros. Otra coincidencia por pura casualidad.
Prosigamos: ¿es cierto lo que dicen de que defienden la verdad? ¿O simplemente es verdad que sólo defienden su verdad? ¿Son “objetivos” o defienden ideología e intereses muy concretos? ¿Es conveniente tomar como palabra santa todo lo que dicen los medios?
¿Cuáles serían las razones para aceptar que no se pueden criticar y refutar a los medios y a sus periodistas? ¿Pueden ser considerados ataques a la libertad de prensa el criticar y rechazar los dichos de un periodista? ¿No es un tema que los que se consideran “atacados” deberían aceptar someter a un amplio debate?

Inflación: ¿La culpa es del Gobierno?

El tema de la inflación, al igual que el de la inseguridad, son dos caballitos de batalla de la oposición, que culpa al Gobierno de Cristina del mal.
Antes que nada, creo que habría que aclarar la fórmula que usa la oposición (la mediática y la de los políticos) para justificar sus acusaciones:SEUP
S =
LCEDG
Donde:
S es: la situación o el hecho en cuestión o a tratar.
SEUP es: Si Es Un Problema
LCEDG es: La Culpa Es Del Gobierno

Es muy fácil comprobar que esta ecuación es la usada de forma permanente por parte de la obstrucción. Con esta fórmula le es fácil a la oposición no hablar de las causas posibles de la inflación. Porque esa es la cuestión, hablar de las causas, ya que la inflación está, es real, no hace falta que nos lo digan.
Pero, claro, echarle la culpa a Cristina les permite mantener su relato, que es seguir sosteniendo que este Gobierno es infernal y demoníaco, la causa de todos nuestros males. Aunque teniendo a la vista los resultados de las PASO, parece que la gente no está comprando el verso.
Existen, fuera de toda duda, diversos tipos de procesos inflacionarios y por ende, también varias explicaciones sobre las causas de la inflación: cada explicación trata de dar cuenta de un proceso generador de inflación diferente, debiéndose aceptar que no existe una teoría unificada que integre todos los procesos.
Aunque hay coincidencia en que existen al menos cuatro tipos de inflación:

“Super-inflación monoglobal, todos los precios del mundo suben”.

“Inflación de demanda (Demand pull inflation), cuando la demanda general de bienes se incrementa, sin que el sector productivo haya tenido tiempo de adaptar la cantidad de bienes producidos a la demanda existente”.

“Esta explicación requiere dos suposiciones: que absolutamente todos los sectores productivos (alimentos, vivienda, transporte, vestimenta, etc.) simultáneamente tengan problemas de satisfacer la demanda y que todos los consumidores sigan demandando todos los productos indiscriminadamente”.

En mi barrio a esto le decimos falta de inversión, renuencia del empresariado argentino a invertir para poder aumentar la producción y no el precio para así achatar la demanda. Además de que de las grandes empresas formadoras de precios la mayor parte están en oposición al Gobierno por sus políticas inclusivas y recuperadoras del poder adquisitivo del salario.
“Inflación de costos (Cost push inflation), cuando el costo de la mano de obra o las materias primas se encarece y en un intento de mantener la tasa de beneficio los productores incrementan los precios”.

“Para que esta explicación sea viable se debe suponer que los productores pueden trasladar los aumentos de precio sin afectar la demanda y que los consumidores cuentan con el dinero suficiente para pagar precios más altos. Además el repentino encarecimiento de las materias primas y de la mano de obra no es otra cosa que inflación, con lo que se estaría confundiendo causa con consecuencia”.
En este país está sobradamente comprobado que el empresariado ante un aumento de salarios de, por ejemplo, el 20%, aumentan sus precios también un 20%. Han dejado establecido que la incidencia del salario sobre el costo del producto que el obrero fabrica, es directa. Y no es así.

Veamos un ejemplo muy simple: Un obrero gana $ 1.000 mensuales y fabrica 10.000 botellas de plástico al mes, que su patrón vende a $ 1 la unidad. Este logra un aumento del 100%, o sea, pasa a ganar $ 2.000 mensuales. El empresario recauda $10.000 por mes por sus ventas, y si aumenta el precio de su producto el mismo porcentual que le aumentó a su obrero, su recaudación se eleva al doble, a $ 20.000.
¿Y por qué? Si solo necesitaba, para mantener su tasa de beneficio, aumentar el 10%. Siempre estuvo claro que la incidencia de un aumento salarial en el producto eleborado no es directa, pero también siempre lo negaron sistemáticamente.
“Inflación autoconstruida (Build-in inflation), ligada al hecho de que los agentes prevén aumentos futuros de precios y ajustan su conducta actual a esa previsión futura.”
“Aquí estamos suponiendo que todos los productores tienen la misma previsión por lo que seguramente está fundada en alguna observación de la realidad. No puede ser puramente autoconstruida. Además estamos descartando que alguno de ellos esté dispuesto a mantener los precios para ganar el mercado”.
Fuente: Wikipedia. Link: http://es.wikipedia.org/wiki/Inflaci%C3%B3n

La experiencia que hemos tenido en este país con la inflación y más precisamente con la traumatizante híper de Alfonsín me permite asegurar que esta es una de las mas importante, si no la más importante, causa generadora de al menos una parte sustancial de la inflación que tenemos aquí. ¿Quién no ha leído en Clarín o Nación los pronósticos de hecatombe inflacionaria? Y a diario.
Volvamos a la oposición: ¿por qué no hablan de las causas más aceptadas de la inflación? Al menos debieran hacer referencia a estas causas aunque más no sea a nivel informativo. Las ignoran? No pareciera, ya que hablan con mucha “autoridad y conocimiento” sobre el tema.

¿Que nos quedaría por suponer? Sostengo que queda solo afirmar que hay un claro intento de descalificar a Cristina y su Gobierno, que no hay ninguna intención de aportar ninguna propuesta de solución ni reconocimiento a la intención de la Presidente de solucionar el tema, a pesar de que públicamente Cristina les ha pedido a los empresarios que es hora de aumentar la inversión en repetidas oportunidades.

Y no quieren cambiar. ¿Qué se puede hacer en este caso? ¿Meterlos presos? ¿Darles chas chas en la colita? No. Solo queda esperar que poco a poco vaya cambiando el paradigma de la economía que tenemos en el país, y que es: vivir en un ajuste económico permanente. Y eso lleva tiempo.

La oposición y los medios han repetido hasta el cansancio que “faltan inversiones”, pero está claro que lo han hecho no por el reconocimiento de que esa falta de inversión es causa de inflación, sino como “prueba” de lo malo que es este Gobierno.
Seguramente pedirán ajuste. ¿Por qué? Porque, dirán, hay que equilibrar las cuentas fiscales, ya que está el Gobierno gastando más de lo que tiene. Las cuentas están perfectamente equilibradas. Pero supongamos que no lo están.
Primera pregunta: ¿Quién paga al ajuste? ¿El laburante? ¿Y por qué? ¿Por que el de menores ingresos debe transferir la mayor parte de lo poco que gana hacia la clase de mayores ingresos?
¿Cuáles son las razones éticas, morales y humanitarias para que nunca los ricos y los bancos se hagan cargo de un ajuste?
¿Cuándo los poderosos “biempensantes” y “almasbellas” de nuestros empresarios van a donar la mitad de sus ganancias para solucionar algo?
¿Por qué un desequilibrio en las cuentas públicas siempre se debe solucionar a través de un ajuste?
Veamos: si el estado gasta 100, y recauda 80, es claro que al ajustar se logra el equilibrio, ¿pero porque se debe considerar que el ajuste es la única opción? ¿Desde cuándo el ajuste es verdad revelada y excluyente?

¿O acaso no es posible y muchísimo mejor que el Estado mejore su recaudación, que busque el equilibrio, a través del aumento del consumo interno? Esta vía es indubitable que hace que se produzcan mayores cantidades de bienes, o sea riqueza, (¿cuál es el problema que genera tener mayor riqueza?) lo que aumenta a su vez la percepción de impuestos, y por lógica, se logra el equilibrio fiscal.

Y sin joder a nadie.

Creo que la inflación que estamos teniendo está dentro de lo moderado. Me baso en mi percepción luego de ir controlando la variación de precios en los súper en que compro y que respaldo con la definición más aceptada:

Inflación moderada. La inflación moderada se refiere al incremento de forma lenta de los precios. Cuando los precios son relativamente estables, las personas se fían de este, colocando su dinero en cuentas de banco. Ya sea en cuentas corrientes o en depósitos de ahorro de poco rendimiento porque esto les permitirá que su dinero valga tanto como en un mes o dentro de un año. En sí, las personas están dispuestas a comprometerse con su dinero en contratos a largo plazo, porque piensan que el nivel de precios no se alejará lo suficiente del valor de un bien que puedan vender o comprar. Fuente: Wikipedia.

Y además, sostengo que se está desacelerando, ya que las inversiones están creciendo. Aquí pongo un link que habla del tema y aporta datos muy interesantes:
http://www.diarioregistrado.com/Poli…n-la-pais.html

Casi seguro que se traerá a colación el tema del INDEC. Pero está más que claro que las mediciones que hace son para pagar menos de intereses por la deuda externa al FMI y a los fondos buitres. A mí me parece que está muy bien. El que roba a un ladrón…

El fraude del fraude

Desde que el 15 de Agosto que la oposición viene “denunciando” “fraude” en las PASO. Como prueba ofrecen a la ciudadanía los telegramas que presentan anomalías.
Por supuesto que no han hecho ninguna denuncia a la Justicia, solo son denuncias mediáticas. Pero bueno, analicemos un poco el tema.
Creo que debemos empezar por como se compone una mesa de elección. En esta hay un presidente y un fiscal por cada partido que participa en la elección. Ademas hay un fiscal general o presidente del comicio por cada escuela o lugar de votación.
Vayamos al fraude: suponiendo que como presidente de mesa quiero que gane el Partido A, por lo tanto, pongo en la planilla que dicho partido obtuvo la mayor cantidad de sufragios.
Pero, que van a decir los demás fiscales? Se van a mostrar de acuerdo?. Supongamos que no se dan cuenta que en el telegrama se volcaron datos falsos, o sea, se cometió fraude. Es ovbio que cada fiscal se lleva en su planilla los datos verdaderos, que por lógica, no van a coincidir con los datos del telegrama.
El original del acta se coloca en un sobre lacrado con, de haberlas, las boletas impugnadas y se le entrega al fiscal general que hay en la escuela, y este las envía al centro de cómputos, en donde, en presencia de fiscales de todos los partidos se procede a su escrutinio.
La urnas van a otro depósito, con la totalidad de las boletas que han sido contadas y verificadas y cuya suma debe coincidir con la cantidad de votantes registrados en el padrón que cada fiscal y el presidente de mesa tiene..
Las copias que cada fiscal se lleva van a sus respectivos centros de cómputos, que,es fácil advertir, al ser sumadas, de ninguna manera van a coincidir con los datos enviados por el presidente de mesa en el telegrama, que hay que dejar bién en claro, no tiene valides legal, solo se envía para poder entregar a la ciudadanía una tendencia del resultado, pero de ninguna manera los datos que figuran en el telegrama pueden ser tomados como válidos.
Y esto lo saben perfectamente los políticos, incluidos los de la oposición denunciante y los medios con sus periodistas que se están haciendo eco de las “denuncias”
Sigamos: para poder consumar el fraude con la magnitud que sirva para cambiar el resultado de una elección, ¿de cuantos votos estamos hablando? En la Provincia de Buenos Aires, para poder sacar un diputado necesitamos 300.000 votos.
El promedio de empadronados por mesa es de 320 (+ o -). (Esto sale de dividir 28 millones de habilitados para votar por 85.000 mesas) Para llegar a la cantidad necesaria estamos conversando de unas 1000 mesas como mínimo, dando por sentado que todos los votos de cada mesa son para el Partido A.
Podría explicar la honorable oposición como lograría el Gobierno para conseguir que al menos 6000 fiscales no se den cuenta o que acepten sin más que los datos ingresados en las planillas son falsos y por ende, que les están cometiendo fraude?
Para más datos, el total de telegramas “inpugnados” asciende al… 0,40% del total. Veamos: de 85.000 telegramas, el 0,40% son .. 340 telegramas. Con toda la furia, estamos hablando de 110.000 votos. El 0,50% de los votos emitidos, el medio por ciento. Y la Justicia aclaro de manera terminante que los perjudicados son… todos los partidos.
Un par de links interesantes: http://www.ambito.com/noticia.asp?id=599223
http://www.laprensa.com.ar/380198-Lo…rlos.note.aspx
http://www.diarioregistrado.com/poli…denuncias.html
http://www.eldia.com.ar/edis/2011082…0826151258.htm
El sistema que se usa en Argentina, con boletas, permite guardar un soporte físico que nos habilita el recuento en caso de dudas como pasó en Córdoba o mas recientemente en Chubut.
Se puede cometer un fraude, pero creo que queda claro que es muy, muy difícil llevarlo a cabo. Ademas, de ninguna manera ese dificultoso fraude puede tener la magnitud que están queriendo darle los medios y políticos opositores.
Y es importantísimo remarcar, que en caso de que suceda un fraude, (que siempre será pequeño), irremediablemente terminará siendo descubierto, ya que es imposible que se consiga el acuerdo en ser víctimas de un fraude de miles de fiscales opositores y sus respectivos partidos. Una verdadera gansada lo que sostienen algunos “denunciadores”
De paso, por que no le comunican a la gente, en ves de a dos meses de las presidenciales estar pidiendo el cambio de sistema, cuál es la propuesta política que tienen, o es tan siniestra esa propuesta, que no la hacen pública por que entonces nadie los votaría, ni siquiera la madre.
Pero claro, a la vez que ocultan su siniestras intenciónes de aplicar un genocida ajuste, están “preparando” el terreno para acusar de fraude en caso de volver a sufrir una paliza el 23 de Octubre.
Otra operación de prensa y van como… cayéndose.

El Kirchnerismo, el ajuste y el sentido de la vida.

Estamos tal vez, ante una crisis mundial sin duda monumental. Y tal vez nos toque. Pero tenemos la experiencia de la crisis anterior, aunque en realidad, creo que esta es simplemente la continuación de la anterior, que no terminó la del 2008.

El tema en cuestión para mi es, ¿qué se debe hacer ante una crisis? Las opciones no son muchas: creo que dos. Una: la sustentada por el FMI y sus apoyaturas, los políticos de derecha y los bancos, que es el ajuste, y si es permanente, mejor todavía.

Podemos comprobarlo entre los años 1983 hasta el 2003, décadas que estuvieron signadas por el ajuste económico de manera permanente, décadas en las que nunca se vivió un momento en donde Argentina tuviera crecimiento sostenido.

¿Y cuál es la otra?

Según la ortodoxia económica no la hay. Sin embargo, desde el 2003, se le está demostrando al mundo, desde este humilde rincón del mundo llamado Argentina, que sí, que hay otra forma de encarar las crisis.

Y que da el mejor resultado obtenible de una política económica. Desde la asunción de Néstor Kirchner en Mayo de 2003 ante la realidad de una economía destrozada, casi inexistente, con 6 millones de desocupados, se comienza con algo que es anatema para la ortodoxia: se comienza a aumentar el gasto social, a aumentar los salarios, y a tener un valor del dólar decidido y mantenido por el Gobierno.

Y que comienza a pasar en el país? Aumenta el consumo.

¿Y, algo más?

Aumenta el PBI, aumenta la recaudación de impuestos, se la utiliza para sabiamente mejorar el gasto social. Por supuesto que se habla del Gasto Social virtuoso, o sea, el gasto que protegió, por ejemplo, a los que la “modernidad” neoliberal del ajuste permanente dejó debajo de la lona.

La mejora en Jubilaciones y el incluir a 2.500.000 de esos “beneficiados” por la “modernidad”, por ejemplo.

Y de esa manera, se pudo poner en marcha un círculo virtuoso: Al aumento del consumo, aumento del PBI, al aumento del PBI, aumento de la recaudación, al aumento de la recaudación, en donde debemos incluir a las retenciones a los granos, aumento de las reservas , al aumento de las reservas, mayor poder real para el Gobierno, como se pudo ver recientemente cuando Cristina volteó la “corrida bancaria” que tan diligentemente armaron los medios y los poderes fácticos opuestos al gobierno y sus políticas.

También desde el 2003 venimos soportando por parte de la oposición, políticos y medios, la negación absoluta del progreso que ha venido llenando de alegría a muchos en Argentina.

Pero el “ajustismo” (perdón por el barbarismo) ha vuelto a la carga. Mejor dicho, nunca dejó de presionar por la aplicación de un ajuste. Grecia, España, Portugal, Islandia, Irlanda prueban sobradamente esta afirmación.

Y me parece que podríamos hacer un juego, y por un momento, supongamos que la única salida es el ajuste. Pregunta: ¿que produce el ajuste? Desocupación, reducción de sueldos, disminución acelerada del PBI, en suma, un achicamiento en todos los órdenes del país que lo aplica.

Es la condena al sacrificio, que tanto solicitan los partidarios del ajuste, esto es, los bancos, los políticos de la derecha y las clases muy adineradas, ¿por qué? porque son los que se quedan con la monumental transferencia de recursos que genera el ajuste.

Demás está decir, que jamás esas clases dominantes, han ofrecido o aceptarían hacer el sacrificio que si se les impone al resto de la sociedad.

Y creo que aquí, ante este estado de la situación, hemos llegado a la pregunta del millón: ¿Cuál es el sentido de la vida? Según los defensores de este status quo, el sentido de la vida, es el sacrificio.

Pero no el de ellos, repito.

No tiene ningún sentido según estos “filósofos” de las finanzas, de estos enemigos del Estado de Bienestar, poder tener un trabajo bien remunerado, salud, educación, un proyecto, en suma, tener bienestar.

El Estado de bienestar es una aberración, un degeneramiento provocado por “estado y gente gastadores”, lo natural y sano, es vivir en un permanente ajuste, o para decirlo un poco más claro: en la miseria. Cuál es la base ética, moral que sustentaría este “estado de vida natural”. No la tienen. No la tienen y nunca la tendrán, ya que la base de sustento del estado de sacrificio, es solo la descomunal avaricia.

No hay ningún sentido positivo de la vida, valor ético ni respeto al humano detrás de los ajustes.

El ajuste está relacionado con la criminalidad que anida en quienes manejan la economía en la actualidad, no tiene nada que ver con valor de ningún tipo, no le da, repito, sentido de bienestar a la vida, por que el bienestar es si un sentido positivo y necesario y muy buscado y disfrutado por los partidarios del sacrificio…de los otros. No tiene eticidad, no hay en absoluto, bondad en la acción de ajustar las economías. Quienes defienden esas políticas criminales, son defensores de la obtención y tenencia de riquezas, lo consideran un derecho natural de las personas, cosa en la que estamos de acuerdo todos, creo.

Pero llevan a los pueblos a la miseria. Y en la miseria el único sentido de vida que se impone, es la degradación absoluta del ser humano. Y la muerte. Cada cual sabrá o no que sentido darle a su vida, pero para darle algún sentido a la vida, se necesita tener vida, estar vivo.

Tener un trabajo con un sueldo digno, esto es, un salario que me permita acceder a pagar la salud, el estudio, a comer y vestirme dignamente y a disfrutar de cierta capacidad de ahorro y una jubilación igualmente digna. A partir de estas condiciones, que se logran con políticas que generen el aumento del consumo interno de un país, lo que lleva a aumentar la generación de riqueza, la persona puede pensar en un sentido para la vida, en tener un proyecto. Esto es bienestar. ¿Y qué tiene de malo?