Cristina, el spot y el cipayismo criollo

Recientemente, se corrió una bola en los medios, que al parecer tuvo origen en el Gobierno Nacional, de que el día miércoles 2 de Mayo se emitiría un video que sería de alto impacto. Y así fue.

Se alborotó el planeta, algo que el aviso por parte del Gobierno, ya había adelantado. Es innegable que los ingleses y los kelpers se alborotaron, cosa lógica por otro lado, ya que el spot los alude de manera directa.

A mi juicio el spot es emocionante, simplemente emocionante y para nada ofensivo, a pesar de que el atleta hace unos ejercicios sobre la escalinata del monumento a los caídos en el conflicto de la parte británica.

Los entretelones del rechazo por parte de los kelpers y los ingleses todos los conocemos. Hemos tenido que soportar, por ejemplo, que La Nación pusiera en tapa que la agencia había solicitado su retiro, “pero aun continuaba en el aire”.
Una prueba clara de la posición asumida por el medio del genocida Mitre, posición también tomada por Clarín y varias vacas sagradas del periodismo argentino. Y esta parte de la movida que generó el spot es la que me preocupa y quiero meterme con ella.

Sigo sosteniendo que uno de los grandes méritos del Kirchnerismo en general y de Cristina en especial, es la deconstrucción de la sociedad argentina. Deconstrucción, que desde lo político es el hecho de haber separado a todos los integrantes de la sociedad, de una sociedad que aparecía como homogénea: todos éramos patriotas, defensores de los intereses de la patria
.
Y así lo creíamos. Los que estábamos en el campo Nacional y Popular creímos que así era. Pero vino Cristina y separó a todas las partes, y con cada una quedó claramente visible el lugar en que realmente estaban parados.
Y la derecha, que es a la que me refiero, gracias a esa deconstrucción, (y a cierta izquierda también, ¿a qué negarlo?) al decir de la querida periodista Sandra Russo: “ya no puede camuflarse en el centro, en el equilibrio, en la sensatez, en la moderación, en el dialoguismo, en las benditas formas”.

Fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-193314-2012-05-05.html
Y los que ahora me ocupan la atención en realidad estuvieron siempre parados en la defensa de intereses foráneos: simplemente, son cipayos, muy bien pagos algunos, pero simple y absolutamente cipayos. Cipayos que no solo apoyaron siempre las “inversiones” extranjeras, sino que también bajaron línea con un relato al que vendieron como “objetivo, veraz e independiente”.

Se vio muy claramente con el caso del spot filmado en Malvinas en homenaje a los caídos y excombatientes. El apoyo de los medios hegemónicos a la posición de Gran Bretaña es clara y contundente, no se han preocupado por disimularla, es más, creo que son conscientes de que la claridad provocada por la deconstrucción llevada a cabo por Cristina, no les ha dejado alternativa: no les queda otra que seguir mostrandose tal cual son y desde que lugar hablan.
Por supuesto que es fácil encontrarlos defendiendo su “objetividad” a los gritos, pero ya muy pocos les creen.

Me provoca una indignación inenarrable ver como defienden, en los medios, las vacas sagradas de nuestro “periodismo independiente” apoyados por un ejército de foristas que esgrimen las razones más inimaginables, la postura inglesa. Pero, ¡ojo!, son hijos de puta, pero también inteligentes: saben que a veces no estamos debidamente informados. Y es ahí en donde atacan.

Y es ahí donde debemos apuntar nosotros, informarnos, para saber cómo defender nuestros derechos. En virtud de esa necesidad, me permito hacer una reseña de los argumentos esgrimidos por los ingleses para sostener sus “derechos” sobre Malvinas.

1) Las bulas Inter caetera no fueron reconocidas por Gran Bretaña por no ser un país católico, como tampoco el Tratado de Tordesillas, derivado de aquellas.
Link: http://es.wikipedia.org/wiki/Bula_menor_Inter_caetera_de_1493

Esta bula, concede a los Reyes de Castilla y León, todas las tierras “halladas y por hallar” tanto tierra firme o islas, al oeste de un meridiano que pasaba a 100 leguas de las Azores. Es una falsedad total: hacia el 1492, Gran Bretaña sí era Católica Apostólica.

2) Cuando abandonaron Port Egmont en 1774 dejaron una placa de plomo y una bandera como símbolo de la continuación de su posesión sobre el territorio, la cual decía: “Conste ante todas las naciones que la islas Falkland con su fuerte, depósito, muelles, (…) pertenecen a Su Muy Sagrada Majestad Jorge III, Rey de Gran Bretaña”.
Estos símbolos fueron destruidos por España en el año 1777, sin que éstos hicieran protesta alguna sobre sus derechos, lo que se interpreta como un abandono físico de la pretensión británica.

3) La firma de las Convenciones de Nutka impidiendo colonizar territorios en Sudamérica, no incluía territorios sin control efectivo. Las Malvinas se habían convertido en res nullius nuevamente al abandonarlas los españoles en 1811.

El artículo cuarto de la Primera Convención de Nutka establecía: “que las actividades marítimas inglesas no debían servir de pretexto a un comercio ilícito con los establecimientos españoles y con esta mira se ha estipulado además expresamente que los súbditos británicos no navegarán ni pescarán en los dichos mares a distancia de diez leguas marítimas de ninguna parte de las costas ya ocupadas por los españoles”.

Por si fuera poco, en los artículos 6° y 7° Inglaterra se compromete a no formar establecimientos en los mares de América Meridional, en las costas orientales y occidentales y de las islas adyacentes ya ocupadas, reconociendo la soberanía española sobre Carmen de Patagones, San José, Deseado y Puerto Soledad de Malvinas. España ya ocupaba sola el archipiélago desde hacía dieciséis años. (Destefani, op. cit, pp 66-67).
http://www.malvinense.com.ar/derechos.html

Cuando las Provincias Unidas del Río de la Plata tomaron posesión efectiva de las islas el 6 de noviembre de 1820, el Reino Unido no efectuó protesta alguna. Ni lo hizo el 15 de diciembre de 1823 cuando reconoció a las Provincias Unidas, ni cuando firmó con ellas el Tratado de Amistad, Comercio y Navegación del 2 de febrero de 1825. Su primera protesta ocurrió recién el 19 de noviembre de 1831

Como podemos ver, este argumento tampoco se sostiene.

4) Los intentos argentinos de colonizar las islas entre 1820 y 1833 fueron esporádicos e inefectivos y no reconocidos por otros estados.

No es así: En 1820 se crea la Comandancia Militar de las Islas Malvinas, y en 1824 se instala el franco argentino Luis Vernet en un intento de fundar un asentamiento que fracasa. Se realizó un nuevo intento dos años más tarde, esta vez exitoso, formando un próspero asentamiento permanente bajo la dirección de Vernet. A principios de 1828 el gobierno de la ya entonces República Argentina amplió la concesión de los colonos.

Gran Bretaña violó también otros tratados firmados que reconocían a España sus derechos en América del Sur y a la exclusividad de navegación en el Atlántico Sur: Tratado Americano de 1670 y la Paz de Utrecht de 1713 junto con los tratados posteriores que la ratificaron.

Por otro lado, en este punto están implícitos los argumentos que niegan validez al mismo: reconoce la presencia argentina en las Islas. Lo de “esporádico e inefectivos” es un argumento que deberá ser debatido para establecer que se quiere decir con “esporádico e inefectivo”. En cuanto a la falta de reconocimiento por parte de otros estados, es una total falacia: el reconocimiento es para la independencia lograda por el Virreinato del Río de la Plata, del cual las islas forman parte, no necesitan ningún reconocimiento especial o aparte.

5) El principio del uti possidetis juris “no es válido en derecho internacional”, sólo vale la ocupación efectiva.

Mentira. El principio del uti possidetis juris se aplica especialmente en derecho internacional para la definición de límites. El uti possidetis juris, esto es: como poseías, de acuerdo a derecho, poseerás, es un principio de derecho internacional reconocido para países latinoamericanos pero que también se aplicó en los procesos de descolonización de África y de Asia.

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Uti_possidetis_iure
6) El Reino Unido afirma que la población argentina de 1833 “no era indígena” y que la única población original de esas islas es la actual británica que habita desde el siglo XIX. Algunos de los actuales malvinenses son la quinta generación nacida allí.

Esto también es mentira. Cuando el imperio británico usurpa las islas, todo el mundo sabe que expulsaron al Gobernador Luis Vernet y que hubo una resistencia encabezada por un argentino al que se lo conoce como el gaucho Rivero.
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Gaucho_Rivero

De hecho, sobre el destino de Antonio “el gaucho” Rivero hay dos versiones: que fue tomado prisionero y enviado directamente a Montevideo o que primero fue llevado a Inglaterra, juzgado, condenado a muerte, pero que de todos modos no se le aplica la pena y es llevado a Montevideo. En los documentos oficiales de la Corona Inglesa figura, por supuesto, como delincuente. O sea, no es ningún mito o mentira que ya había población argentina en las Malvinas, lo que destruye sin más cualquier argumentación a favor de la pertenencia de las islas a Gran Bretaña

Transcribo: “La colonia llegó a tener cerca de ciento cincuenta habitantes estables, más los viajeros ocasionales cuyos barcos recalaban en la isla. Se fue conformando una población multiétnica ya que llegaban a la isla esclavos negros que para ganar su libertad debían pasar en ella diez años; indígenas de la zona norte del Estrecho con quienes Vernet entabló buenas vinculaciones comerciales; también se instalaron hombres de distintos lugares del mundo que desertaron de los barcos balleneros y foqueros que navegaban por la zona. Los trabajos para levantar la colonia congregaron brazos indígenas, negros, gauchos, blancos –oriundos de diferentes países sudamericanos, norteamericanos, alemanes y franceses-. Algunos integrantes de la población se dedicaban a la caza, la domesticación del ganado, construcción de corrales, ranchos, casas de piedra, salazón de carnes. Otros realizaban actividades vinculadas a algún oficio”

Link: http://abc.gov.ar/docentes/efemerides/2deabril/html/historia/luisvernet.html

7) La posesión continuada de las islas en forma notoria, pacífica y no interrumpida hasta 1982, da al Reino Unido derechos de propiedad sobre ellas mediante la usucapión (o prescripción adquisitiva).

En apariencia, este punto es el más fuerte de los sostenidos por Gran Bretaña. Pero creo que no tendría valides, ya que en primer lugar tendríamos que determinar la fecha de comienzo de los plazos para aplicar la prescripción adquisitiva. Gran Bretaña alega que el comienzo de dicho plazo sería el año 1833, pero debemos recordar que la primera usurpación británica de las islas se produjo con la ocupación de Puerto Egmont en el año 1765, hasta 1774, y hasta 1831 no hay reclamos por parte de la Corona Inglesa, a pesar de que en 1777 España destruye los símbolos dejado por los invasores, una placa de plomo y una bandera, o sea que tenemos un tiempo transcurrido de 54 años, un lapso de tiempo muy superior al de 30 años que algunas interpretaciones exigen para la aplicación de esta doctrina.

Por otro lado, es absolutamente falso que Argentina no haya efectuado reclamos por la soberanía de Malvinas desde 1833 hasta 1982. Hay reclamos realizados en los años: 1833, 1834, 1841, 1842, 1848, 1849, 1884, 1885, 1887, 1888, 1926, 1927, 1928, 1939, 1940, 1945, 1946. Y después siguen, por supuesto.
Fuente: http://www.angelfire.com/ab/cajaedit/kjimalvin.html

Jamás Argentina hizo derelictio, que es el abandono de los derechos sobre las islas.

8) El derecho a la autodeterminación de los isleños es prioritario sobre cualquier reclamación argentina.

Una inteligente trapisonda, pero que no resiste el análisis. El derecho a la autodeterminación es muy claro sobre el punto de a quién le corresponde que se le aplique: “Los pueblos sometidos por una potencia extranjera son sujetos del derecho de libre determinación”.
Los habitantes de las islas Malvinas no son pueblos originarios, son descendientes de colonos introducidos por Inglaterra, y que tienen la nacionalidad Británica. Son súbditos de la Corona Inglesa, implantados por la fuerza. Son agentes de colonización.

Un claro ejemplo este, de doble rasero, (inmoralidad, bah) ya que en el caso de la Isla de Diego García, que le arrendaron a EEUU, sus habitantes fueron lisa y llanamente echados a patadas, sin que les fueran respetado ningún derecho, y mucho menos su “autodeterminación”.

Cierta vez un diputado opositor le preguntó a Margaret Thatcher si los deseos de la población nativa de Hong Kong serían tan tenidos en cuenta como los del “pueblo malvinense”. Ella respondió que Hong Kong es un arriendo y Malvinas una propiedad absoluta. O sea, que el principio de Autodeterminación se subordina al de propiedad

Según la declaración de J. María Ruda, consejero legal del Ministro de Relaciones Exteriores de la República Argentina en 1964, “las Islas Malvinas se encuentran en una situación diferente a la del caso colonial clásico, ya que pertenecen de hecho y de derecho a la República Argentina y estaban gobernadas por autoridades argentinas y ocupadas por pobladores argentinos cuando en 1833 las autoridades y los pobladores fueron desalojados por Gran Bretaña haciendo uso de la violencia y fueron suplantados por una población ajena al territorio y por una administración de origen colonial”.

Fuente: http://www.monografias.com/trabajos13/monafia/monafia.shtml

Como se puede observar, el sustento jurídico de la argumentación británica es bastante débil, por no decir nulo. De ahí su sistemática negativa de someterse a un arbitraje o a conversaciones en busca de una solución.

Pasaron del “las tomamos porque son nuestras” al “porque las tomamos son nuestras”.
El sustento de esta posición, sin duda, no es de ninguna manera jurídico, es simplemente la prepotencia imperial, tienen todo el poderío bélico a su alcance, tienen todo el apoyo de naciones igualmente poderosas con un historial muy similar de latrocinio imperial, por lo tanto, ¿Qué es eso del sustento jurídico de la propiedad de Malvinas? Por favor.

Por otro lado, debemos ser muy conscientes de que en realidad tenemos, en el tema del reclamo por Malvinas, que batallar en dos frentes: uno, la intransigencia de los británicos, y el otro los que desde nuestro país, defienden los intereses de su majestad. Los cipayos, simplemente.

En el link que pongo a continuación hay más material para leer, y muy interesante, porque están las argumentaciones, bien detalladas, con las que se sustentan nuestros reclamos: http://es.wikipedia.org/wiki/Cuesti%C3%B3n_de_las_Islas_Malvinas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: