Archivos del mes: 21 diciembre 2014

Justicia independiente versión Macri.

Desde la oposición en pleno viene acusando virulentamente al Kirchnerismo de querer cooptar  a la Justicia. Pero lean ustedes esta nota aparecida, solo para suscriptores,  en Ámbito Financiero.

¿Merecieron los hechos relatados en esta noticia la virulencia a la que nos tienen acostumbrados los ultra anti K? Yo no pude encontrar las furiosas denuncias de la Doctora Carrió acostumbrada como está a recortar tapas de Clarinación, meterlas en una carpeta y llevarlas a la Justica para denunciar la “corrupción k”

Que siniestros y corruptos que son los medios hegemónicos y su cohorte de políticos comprados. Estamos ante una clara maniobra para controlar a la Justicia y no aparece ningún cacerolero a proponer fecha para salir a la calle para “salvar” a la CABA.

Y ni hablar de Lanata, Nelson Castro, Blanck, Majul y etc., etc., etc. Todos los biempensantes siempre en la misma vereda: la de la hipocresía. Si habremos leído en los editoriales de los medios “independientes” y los comentaristas que automáticamente los siguen que “la kk” quiere apoderarse de la justicia, y miren ustedes como se vienen a deschavar los biempensantes.

Pongo a continuación el link a la nota y también el desarrollo completo de la nota.

http://www.ambito.com/diario/noticia_ee.asp?id=771971

NUEVO CRUCE ENTRE GERENTES JUDICIALES DE MACRI

Divide al PRO puja por el control de la Corte porteña

Por: Milton Merlo 

El cierre del año judicial volvió a dejar en evidencia dentro del PRO las rencillas entre sus principales nexos con los tribunales. La elección del presidente del Tribunal Superior de Justicia, que debía ser un trámite veloz, sin sorpresas y que debía encumbrar nuevamente a Luis Lozano, de buena sintonía con Mauricio Macri, terminó en una dura interna entre éste y la jueza Inés Weinberg de Roca, que habilitó los votos para que la presidencia terminara siendo para José Casas, identificado con el radicalismo de la Facultad de Derecho.

El desacuerdo que salió a relucir en la Corte porteña expresa, en realidad, la tensión que durante todo el año existió entre los gerentes del macrismo para los tribunales: Daniel Angelici y Fabián Rodríguez Simón. El primero promocionaba una nueva presidencia de Lozano, mientras que el segundo jugó para que Weinberg lograra un mayor protagonismo. 

El resultado podría tener un efecto inquietante, porque Casas avisó a Bolívar 1 que no desea presidir el tribunal y que planea renunciar a la presidencia a fines de febrero. Con este escenario asumiría el vicepresidente, que viene a ser Lozano, pero anoche el juez aseguraba no estar dispuesto a hacerlo, especialmente luego de que dos magistradas cercanas al jefe de Gobierno como Weinberg y Ana María Conde se inclinaran por promover a Casas antes que votarlo a él. Además, Lozano no aceptaba votarse a sí mismo. Ese escenario de acefalía dejaría al tribunal en manos del juez de mayor edad, que es el caso de Alicia Ruiz, quien integra el grupo Justicia Legítima.

Actualmente, Ruiz ya tiene injerencia sobre la secretaría electoral del tribunal donde reporta Alejandra Tadei, que, a su vez, es cercana a la legisladora kirchnerista Gabriela Alegre. A esa posición sumaría la presidencia en un año electoral durante el cual el tribunal es el encargado de fiscalizar las elecciones en la Capital. Sería el peor escenario para el macrismo, que desde hoy buscará abocarse a la tarea de que la presidencia quede o en manos de Casas o en poder de Lozano, pero no de la jueza Ruiz.

Desde el sector de Angelici arremeterán contra Rodríguez Simón, a quien consideran responsable de la posibilidad de que Ruiz esté a tiro de la presidencia. Será una puja de influencias ardua, porque Rodríguez Simón es un hombre de consulta permanente para el jefe de Gobierno, especialmente en las situaciones límite, como la toma del Parque Indoamericano o los disturbios en el hospital Borda protagonizados por efectivos de la Policía Metropolitana. En el entorno del abogado minimizaban esas reacciones y recordaban que Angelici hace veinte días se encuentra en Europa en su condición de presidente de Boca.

Ayer la Legislatura debía votar el traspaso al Tribunal Superior de la Escuela Judicial, que hoy en día está bajo la órbita de la Magistratura porteña. La intriga entre los jueces del tribunal devino en que el proyecto quedara archivado hasta nuevo aviso.

Ese traspaso es impulsado por el titular de la Magistratura, Juan Manuel Olmos, pero con un formato que amplía el consejo asesor del instituto de formación.

El PRO vuelve a estar frente a un escenario que encuentra a Macri tironeado entre las dos tribus de abogados que acompañan su gestión en la Capital, que le han hecho ganar en forma rotunda todas las elecciones para la Magistratura y que guardan grandes aspiraciones en caso de que el alcalde logre alzarse con el premio mayor en octubre de 2015.

 

 

Malditos hipócritas corruptos.

Anuncios

¿Porque nos odian?

Yo no voté por Néstor en el 2003 porque realmente estaba más que desilusionado con la clase política que había dirigido el país hasta entonces. Pero me pasó que habiendo transcurrido un par de semanas, advertí que Néstor Kirchner no nos había hecho culpables de los problemas económicos a los laburantes. Inédito suceso en los últimos 30 años..

Y me hizo resurgir la esperanza de que no todo estuviera perdido. Igualmente siendo yo, para esa fecha, un tipo de mas de 50 años, no esperaba mucho, mas bien nada, de los políticos argentos, por lo tanto, Néstor me ganó el corazón con el solo hecho de no culpabilizarnos de los problemas del país, sino que nos reconoce como una clase social en severos problemas y comienza a obrar en consecuencia.

Con esa actitud, yo ya me di por hecho en lo ideológico. Pero como todos sabemos, la cosa no terminó en mejorar la cuestión salarial, si no que se siguió avanzando. Por ejemplo: radarización de todo el país, construcción de viviendas, escuelas y rutas, repatriado de científicos que habían emigrado a “lavar los platos” a otros países, desendeudamiento. En suma, aplicó políticas soñadas durante muchos años por los que estamos en la vereda nacional y popular argentina.

Y de ninguna manera estoy reclamando la perfección para el kirchnerismo. Estoy muy lejos de semejante cosa. Simplemente hago una reseña muy sucinta, pero de cosas muy importantes para nosotros, los populistas. Cosas que sin duda alguna son beneficiosas para todo el país, para todas las clases sociales. Es algo que se puede advertir en el aumento casi exponencial de la ventas de autos 0KM que se fue dando durante estos ya casi 12 años. O en las muy grandes ganancias que han obtenidos las empresas.

Insisto: el kirchnerismo ha sido beneficioso para todas las clases sociales del país. Pero nos odian. Los más beneficiados nos odian. Descomunalmente.

¿Y a que se debe? Repito, no creo que el kirchnerismo sea la perfección. Pero tampoco es el proceso genocida corrupto y ladrón de los milicos. No es ajustista tampoco, aclarando que hay que entender por ajustista a dejar a millones de personas sin trabajo, salud y educación. Sin posibilidad de tener un proyecto de vida, en suma. Pavada de diferencia.

Es muy común escuchar justificar su oposición a este Gobierno con que “ayuda a vagos”. Y lo hacen segundos después de criticarlo porque “no hace nada por los pobres”. Es cierto que hay un cepo cambiario, que sin duda a molestado bastante. Pero es mentira que no se pueden comprar divisas para poder viajar. La intención del Gobierno fue muy clara: defender las reservas evitando que se compren dólares con dinero evadido al fisco.

Este hecho, elevó a niveles nunca vistos el odio que sienten hacia nosotros. Yo no digo que sea una medida simpática, pero no le ha cagado la vida a nadie. Sin embargo  ese odio que sienten por nosotros no lo sienten por los militares genocidas y torturadores. Tampoco lo sienten por EEUU que bombardea indiscriminadamente en donde se le antoja. Con buenas excusas, eso sí.

No, el odio es para nosotros solamente. Basta hacer una escuela, asegurar un mínimo de dinero a un desocupado, dar asistencia médica gratuita, o aunque solo sea enunciar estas medidas y el odio mas descomunal se dispara incontenible.

Insisto en que no reclamo la perfección para los Gobiernos kirchneristas, pero no creo que sea posible acusar al kirchnerismo de ser el mal absoluto. Recientemente un amigo, furioso anti k, me dijo que lo que más odiaba en la vida era al peronismo. No me dijo cuales eran las causas, pero son fáciles de adivinar.

Es obvio que el peronismo tiene algunas cosas bastantes oscuras en el pasado reciente lopezreguista o el mismo Perón, con la clausura del diario La Prensa, pero son cosas que están a millones de años luz de todo lo hecho por el kirchnerismo y me estoy refiriendo a aquello que pueda ser llamado como malo o error en el accionar de Néstor y Cristina. El kirchnerismo no tiene un López Rega que ande masacrando gente de la oposición por las calles ni ha cerrado ningún diario. Ni mucho menos.

Pero nos odian. ¡¡¡Y cómo!!!

Siempre que la derecha se encuentra en la oposición a un Gobierno Populista fuerte, recurre a su caballito de batalla preferido: la corrupción. Es asombroso el nivel de indignación del anti k por la “corrupción k”. A la vez que se guardan para sí el monopolio del republicanismo. Solo ellos son republicanos en Argentina. Unos republicanos bastante llamativos en verdad, ya que jamás le han reconocido al kirchnerismo el Principio de la Presunción de Inocencia.

Sale en tapa de Clarinación que un fulano k es corrupto, y no hay nada que pueda cambiar la certeza absoluta de que así es. Eso no es ser republicano, es simple y sideral odio. Y hace tanto tiempo que me pregunto el porqué.

Y lo hago, al igual que tantos, porque de ese odio es seguro que nada bueno va a salir. Porque estoy absolutamente convencido que tan malos no somos así como que los anti k tan buenos como dicen que son, no son. Hay en ellos, sostengo, un marcado odio de clase. Gigantesco. Y muy peligroso.

Y de ese odio no somos responsables nosotros. Ese odio es mérito absoluto del anti k. Es en vano buscar en los errores o el cepo al dólar del kirchnerismo la causa de ese odio, hay causales que no están a la vista, que no conocemos, que están ocultas.

Estos repúblicos en su mayoría se consideran cristianos, pero sin embargo, odian a los pobres, y odian a quien les da una mano, tal como hace este Gobierno. Hay que escucharlos con que virulencia reclaman por los “planes” que el GN entrega “a los vagos con nuestra plata” y luego se van a misa.

¿A qué? ¿A pedirle a Cristo que elimine a los pobres? ¿Qué no reciban más ayuda? ¿Qué voten a los que los van a hundir aún más en la miseria?

Cuando piden “ayuda para los pobres”, ¿quiénes se piensan que son los pobres? Pues pareciera que los pobres a los que se refieren fueran de otro planeta, ya que “los vagos planeros” serían simplemente ricos. El odio no les deja entender (tal vez) que esos “vagos” son simplemente los pobres que deben ser ayudados.

 

Y no sé que van a hacer a la Iglesia, ya que Jesús hizo una muy clara y contundente opción por los pobres, por lo tanto, oponerse a que un Gobierno  ayude a los pobres, o sea, darles hospital, casa, vivienda y salud,  es anti Cristiano, concretamente, diabólico.

Si odian al populismo por ayudar a los pobres, es muy visible con quién están entonces. Estos odiadores  acusan al populismo, por el tema del “gasto público”, de ser demagogos y a quienes son beneficiarios de ese “gasto” de ser una masa clientelar, de ser personas que apoyan a un Gobierno y sus políticas a cambio del “favor” de “mantenerlos”.

Pero resulta que si miramos con un poco de atención no mas, nos vamos a encontrar con dos casos muy emblemáticos de clientelismo, y no precisamente entre “los vagos mantenidos por la corrupción k”: el “deme dos” de los milicos chorros y genocidas y el 1 a 1 de la rata traidora Menem.

Esas sí que fueron prebendas demagógicas, y que le costaron mucho al país. Mientras que el “gasto público” es  dinero que se utiliza para aumentar el consumo y por ende mejorar la economía del país, las dos prebendas referidas más arriba terminaron mejorando la economía de EEUU y de Europa y arruinado la nuestra.

Es fácil advertir que el famoso “gasto público” que tanto les molesta a estos odiadores profesionalizados no es otra cosa que Inversión Social, mientras que los regalos que recibieron los que hoy se santiguan por la “demagogia populista” son asociados a una economía “bien manejada”

Una simple transferencia o proyección sicológica  la de esta gente, como ellos apoyaron (y apoyarían nuevamente) por caras prebendas económicas que además hundieron al país, creen que nosotros hacemos lo mismo.

Como estos “biempensantes” solo tienen intereses, les resulta imposible aceptar que tenemos ideología y que es en virtud de ella que somos populistas.

Nos odian, y nos acusan de corruptos. Pero resulta que se acaba de conocer una lista de 4040 cuentas en Suiza pertenecientes a argentinos no declaradas al fisco nacional. Han despotricado contra el GN hasta el cansancio por “la fuga del dinero k”, con el caso del empresario Lázaro Báez como ariete principal y resulta que su periodista estrella, Lanata, sale a decir que el no va a criticar a los empresarios que se robaron, prima facie, 65.000 millones de pesos al Estado. Robada a todos en realidad.

Siempre se sospechó de que estos adalides del honestismo se fugaban las divisas no declaradas al exterior, solo que ahora hay pruebas, pruebas de que los corruptos son los empresarios acusadores, encabezados por Clarín y no el Gobierno Nacional.

De la “corrupción” kirchnerista solo hay tapas de Clarín como pruebas, en cambio de la corrupción de las clases altas argentinas ya hay, exactamente, más de 3000 kilos de documentación, que el juez independiente al que le tocó  la causa se negó a recibir.

Y parece que hay más. Ha aparecido otra arrepentida con datos al parecer sobre varios miles de cuentas más de argentinos en paraísos fiscales. Se está poniendo linda la cosa en el año del pato rengo.

Y después además acusan al GN por la inflación. Esta fuga y evasión es clara prueba de la catadura moral de estos empresarios, catadura con la que también manejan el tema precios de los productos que fabrican y comercializan. Ergo, provocan la inflación para recuperar lo que ceden de la renta nacional en las paritarias y así robarse más dinero aún, pero echándole la culpa a Cristina, por supuesto.

Veremos si el kirchnerismo logra manejar bien este tema. Tema al cual deberían agregar los dos atentados ferroviarios de Once y el de Castelar. Y creo que la pregunta del título va a quedar sin respuesta. No somos lo mejor, pero tampoco, y muy lejos, somos lo peor, pero nos odian descomunalmente.

Pero me atrevo a decir que nos odian porque ellos sí son lo peor que puede dar la raza humana.